Colección cápsula Tropical Heat de Kiko: haul, swatches & primeras impresiones

Kiko Milano, esa marca italiana que nos cautivó con sus eternas sombras de ojos en stick a siete euros, ha cumplido veinte años en el mercado de la belleza y lo celebra abandonando definitivamente el segmento low cost del maquillaje y ofreciéndonos colecciones cápsulas de infarto.


¿Y qué es una colección cápsula? Ah, ni idea, pero ¡queda tan bien decirlo...! ¡Suena tan cool...! 
Es broma, es broma, por supuesto que lo he investigado en internet, fuente perenne de sabiduría. Por lo visto la condición capsulística, gran palabro que acabo de inventar, se la da una exclusividad más exclusiva que de costumbre, el ser una edición fuera de temporada y de no más de veinte piezas, y por supuesto firmada por algún artista de moda.
Ya sabéis que yo huyo de agonías todo lo que puedo..., pero una de mis seguidoras me dijo en Instagram que la colección Tropical heat tenía mi nombre, y no se equivocaba.



¡Es que son mis colores! Comenzando  por el azul piscina del visual y de los envases, qué colección tan bonita y refrescante: sólo el verla recrea la vista y te hace sentir de vacaciones, en el Paraíso, en Puerto Rico o en una playa de Cádiz... Hay un preciosísimo neceser con ese fondo color agua de playas soñadas y un estampado de flores que hace soñar, pero me contuve porque era demasiado grande para mí.
En fin, si me conoces solo un poco sabrás ya qué fue lo que más me tentó. Kiko hizo mis delicias inventando en esta ocasión un colorete en barra tipo múltiple que además sí se puede utilizar en labios porque resulta muy jugoso aunque no especialmente siliconado. Se declina en tres tonos, un frambuesa, un rosa y un melocotón rosado (tono número uno) que... ¿tendré que decir que fue el elegido? 


Esta es una primerísima impresión porque acabo de comprarlo, pero debo decir que pigmenta de miedo y dura mucho más de lo que pudiéramos pensar.
En la imagen lo veis, arriba recién aplicado, abajo difuminado con el dedo. Parece (y es) muy brillante, pero solo al principio. Si te gusta el halo como húmedo en la piel no es tu producto porque aunque en un principio es eso lo que aporta, en seguida se funde en la piel quedando semi mate y oh sorpresa (teniendo en cuenta el historial de coloretes en barra de Kiko, que suelen desaparecer de la piel), resiste todavía y siempre al invasor: un par de horas después de aplicado, queda como un halo rosado de mejillas campestres y de labios virginales... 
¿Recordáis a una forera de Vogue que se hacía llamar La Romana? Ella seguramente lo definiría como que "el rubor parece nacer de dentro de la piel". 


En la imagen aparece recién aplicado y aún permanece ese efecto húmedo tan bonito que tiene el producto al principio: si quieres mantenerlo lo puedes reavivar cuando se apague con otro producto de la colección, un stick transparente que aporta un acabado de piel mojada. Sin embargo aunque no resulta muy caro (siete euros como los coloretes), me parece un poco tontería porque lo mismo se puede conseguir aplicando encima bálsamo de labios o un gloss transparente.

Me llevé también el rotulador azul piscina para delinear los ojos pero para regalarlo, yo con estas cosas soy muy torpe y lo podéis ver en el improvisado look que os muestro: me salí por el párpado inferior acentuando el cansancio de la tarde. Pero pronto será el cumpleaños de mi dulce madre y me da pena que todo el maquillaje que le regalo es de segunda mano. Aunque poco a poco va aprendiendo: la última vez que estuvimos juntas le dije "elige lo que quieras de mi tocador" y escogió el colorete dual Jubilation de Nars. Buen gusto no le falta nunca.


Y como por la compra de tres productos te regalaban una pulsera (que aún no he abierto), me tuve que llevan a casa la sublime, fabulosa brocha de maquillaje con el margo artísticamente estampado en mis colores favoritos. 
En realidad, ésta es la causa de que mi reseña sea tan apresurada, apenas una primera impresión, pues una seguidora de Instagram me ha preguntado por este producto y dada la fugacidad de la colección, una vez decidí hacerme con este bello objeto de mis desvelos pensé en reseñarlo pronto.
Las cerdas son sintéticas, ningún animal ha sufrido por culpa de mi afición al colorete, y suavísimas. Un mar de suavidad inunda tus mejillas. y el color se deposita sin miedo ni vergüenza, de forma muy uniforme. No es una brocha para aplicar con mano ligera sino generosa, rubores de los de "dale a tu cuerpo alegría macarena" como el Luster de Nars que voy a volver a utilizar con desmesura.

Millones de gracias, desde aquí, a Rebesanfer83 por avisarme de esta colección y a Historiademiscosas por animarme a reseñar la brocha y, para poder hacerle una honrosa crónica, a llevarla a casa con premeditación y alevosía.

12 comentarios:

  1. Ya he abierto la pulsera, que se parece (en malo, claro), a la pulsera base de Soufeel que tengo y es la envidia de mi Tía Concha, así que igual se la regalo. En mi Stories de IG tenéis comparación.

    ResponderEliminar
  2. ¡Bella! En primer lugar, muchas gracias a ti, por estos maravillosos posts que da gusto leer, en segundo lugar, esto es una retroalimentación continua, nos informamos, nos tentamos... Ja, ja, ja y sinceramente cuando vi esa familia de tonos melocotones pensé: "Rocío". Estás guapísima con esos tonos. Anímate con el eyeliner, es precioso.

    Un beso enorme y gracias por compartir tus momentos, flor.

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo que no compro en Kiko casi nada. Algún longlasting en rebajas y ya...
    ¡Pero qué preciosa sales en esa foto, en serio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me levantas el ánimo porque cuando hice esta foto estaba muy muerta: ojeras, cansancio, siete de la tarde, pelo bastante sucio ya... un poema.
      Me di un poco de chapa y pintura con la base Liquid skin de Kiko que vaya preciosidad. Lástima de silicona como primer ingrediente, pero estoy a esto de comprarla y usarla con mesura, ya sabéis, sobre una buena crema y limpiando luego a conciencia la piel.

      Desde que cerró Beautik, Kiko sin ser lo mismo se ha convertido para mí en la tienda de la tontería, esa a la que voy en un momento de cansancio.

      Eliminar
  4. Qué guapa estás. Yo también te encuentro especialmente linda en esa foto.
    Me gusta el eyeliner, esta temporada le estoy dando mucha caña al azul eléctrico (se nota en mi Instagram , jajaja!). El stick es precioso pero yo me conozco y luego a esos productos les doy poco uso.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Una foto muy bonita Rocío!!! no he visto la colección todavía, me gusta los eyeliners azules así que lo miraré!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  6. Lo primero de todo, felicidades a tu mamá, y a su incuestionable buen gusto.
    LA colección tiene buena pinta, le echaré un vistazo, aunque ya sabes que ando un poco desencantada con esta marca (más bien, aburrida, que se repiten más que el ajo a veces)
    Una pena que el Stick no conserve ese efecto de piel mojada, porque me parece precioso, pero si se vuelve mate, no me interesa,
    La brocha es una cucada, que la disfrutes mucho.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vista la colección,nome llama nada la atención. La brocha es super suave, del estilo de uns et de navidad que comprá hace tiempo. Vas a sacarle mucho partido.
      Besos!

      Eliminar
  7. Muy guapa¡¡¡¡ el verano pasado me compré 2 perfiladores automáticos azules, y uno de ellos era de ese tono.. me has recordado que tengo que "guardar" el normal y sacar ese ya para la primavera, je,je

    ResponderEliminar
  8. hace un monton que no me paso por un kiko y creo que ya va siendo hora. Como mínimo para ver en persona esa brocha

    ResponderEliminar
  9. La brocha es muy muuuy bonita

    ResponderEliminar
  10. Ay ay ay el colorete en barra me parece precioso.
    Y esa foto, es que estás guapa de verdad.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.