Cuanto más blancos mejor (post sin glamour ninguno..., pero muy necesario)

Os propongo un acertijo: ¿Qué diferencia hay entre esta imagen...

...y esta?
Ambos labios son "míos", y están pintados en dos tonalidades distintas de rosa... En la primera imagen, llevo un tono "batido de fresa", el precioso labial Strawberry milk de Nyx que aún no os había enseñado: quizás demasiado cremoso, de un fresa pálido que roza el matiz lila, hace una boca dulce y es una de mis barras de labios de Nyx que más me gustan.
Seguro que habéis reconocido la segunda: es el fucsia de moda, fresco y cristalino, y está firmado por Lola Make up... Pero hay mucho más. Entre estas dos fotogafías median seis meses y dos tubos de pasta de dientes Rembrandt.
Compré ambos tubos en un pack de oferta en una farmacia de Sevilla, y me costaron nueve euros con noventa céntimos. Rembrandt ha cambiado mi vida, y bien sabe Rembrandt cuánta era mi necesidad. El color amarillo de los dientes puede ser algo genético, y mi familia nunca se ha distinguido por poseer una gran dentadura... pero en mi caso, (lo confiesa ahora que nadie está leyendo), me había descuidado un poco. Siempre he detestado los dentífricos: esa sensación de engrudo mentolado dentro de mi boca me pesaba tanto que la frescura final a duras penas lograba compensar tanta molestia... ¡Por favor, decidme que no soy tan rara, que no soy la única!
Lo que más me gusta de mi nuevo dentífrico es que su sabor es muy suave y fresco, y su textura un poco más densa de lo normal por lo que no me incomoda tanto. Y que, al utilizarlo, veo día a día los resultados: no sólo cuida y limpia, sino que realmente blanquea mis sufridos dientes.
Rembrandt es una marca norteamericana, cara pero muy eficaz. Cuenta la leyenda que un dentista empezóa fijarse en las propiedades de la Papaya para blanquear la boca sin descuidar su salud. Descubrió que en la papaya hay unos enzimas que limpian de forma natural los dientes. La papaya y el flúor se combinan para lograr el mejor de los resultados.
EDITO: existe una versión barata, artesana y vintage para blanquear la dentadura: consigue un puñado de fresas naturales. Hace algún tiempo mi mejor amigo me regaló un libro-joya, Manual para las señoras o el arte del tocador, repleto de recetas cosméticas del siglo XIX: en él había un remedio consistente en machacar unas fresas, desleirlas en un poco de leche y aplicar esa loción en los dientes. También servía como crema facial, para blanquear la tez y combatir rojeces. ¿Te atreves a probarlo?

19 comentarios:

  1. Pues tienes toda la razón en que es importantísimo, yo también me fijo mucho y nunca me falta Kemphor (a ver si veo este y lo pruebo). Respecto al glamour, lo tienes hasta cuando hablas de dientes ;) BESOS!

    ResponderEliminar
  2. En el tema del color del esmalte influyen muchas cosas además de la limpieza.
    Yo soy extremadamente escrupulosa con ella y, aún así, mis dientes no son precisamente blancos blanquísimos, y se debe al ph de mi saliva y a unos tratamientos que me dieron cuando era cría y que amarillean el esmalte.

    Así que,p or mucho dentífrico blanqueante que use, no hay nada que rascar.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Mmm interesante, algo que funciona! pensaba que estas cosas para blanquear eran puro cuento!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Pues no no eres la unica,a mi tb me da una pereza y un poco de grima,ademas la sensacion de frescor a veces es escasa!!tengo la dentadura bien echa,no tengo dientes torcidos ni nada por el estilo pero nunca los he tenido blanquismos pero despues de tu post me voy a animar a probar rembrandt!!!un besotev;D

    ResponderEliminar
  5. El glamour te sobra mujer, hasta cuando son temas dentales :-)
    Por otra parte esos labiales te quedan de cine.
    A mi me encanta lavarme los dientes y si la pasta es de las que "pican" mucho mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Oye, pues después de media vida de fumadora (ya rehabilitada, gracias a dios) creo que me hacen falta un par de tubos de esta pasta de dientes.
    Porque el cambio, se nota!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pues yo he utilizado esa pasta porque me la mando la dentista y me dijo que lo hiciera durante 15 días y luego parara porque era muy fuerte.... investigaré mas sobre eso...jeje

    bss guapa

    ResponderEliminar
  8. Pues tomo nota porque siempre la veo y nunca la compro! Has probado las tiras blanqueadoras Crest? Esas sí que te cambian la vida!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Tus recomendaciones van directo a mi agenda de "próximas adquisiciones"... de eso te podrás dar cuenta en mi blog... !por fin me decidí y lo he abierto!... me encantaría que te pasases por allí, sobre todo porque te he mencionado en un post (espero que no te moleste).
    Besos guapa, ya sabes, cualquier consejo será muy bien recibido :)

    http://abeautyandhealthylife.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Hola guapísima!
    Si que sacan productos para todo tipo de problemas ejeje, aunque 9 euros es cariyo...
    me uno a tu blog para seguir más de cerca tus actualizaciones!

    Saludos,
    http://makeup-beautty.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. la verdad, se nota mucho el efecto.
    Lamentablemente aca no se vende :( y crest que te recomiendan en los comentarios tampoco :( :(

    Un besote linda!

    ResponderEliminar
  12. Noe, ¡bienvenida!
    Pues 9 euros era una oferta jajajaj, lo he visto en el Corte Inglés por trece euros un solo tubo. Es muy caro, pero casi siempre hay en farmacias el pack de dos por 9,90...

    Anita, pero papaya natural sí tendrás... puedes aprovechar.
    Y si no, consigue un puñado de fresas naturales. En un libro vintage con recetas cosméticas del siglo XIX que me regalaron había un remedio consistente en machacar unas fresas, desleirlas en un poco de leche y aplicar esa crema en los dientes. También servía como crema facial, para blanquear la tez y combatir rojeces. ¿Te atreves a probarlo?

    ResponderEliminar
  13. qué buen consejo el de las fresas: YO me atrevo...

    ResponderEliminar
  14. Pues te cuento, no es una taza de café, son unas tazas especiales medidoras que encontrarás en tiendas de productos de cocina o incluso en ikea creo que también venden! Espero que te sirva, si quieres ya te miraré la cantidad a la que equivale una taza, mr dices algo, ok??? ;)
    Me apunto tus consejillos!!
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  15. ¿Hola!
    ¿Sabes qué tal va esta pasta de dientes si se tiene sensibilidad dental? Es que me gustaría probarla, pero tengo malas experiencias con la pasta blaqueadora Lacer (me quedó el esmalte gris y tuve que ir a hacer una limpieza dental)y tengo miedo a que esta sea más o menos.

    Ah felicidades por tu blog, me encanta, y como más o menos tenemos los mismos problemas de piel no veas qué útil me resulta.

    ResponderEliminar
  16. Los blanqueadores dentales sirven sólo si las piezas tienen manchas por tabaco, café, té o cosas de ese estilo. Es decir, se trata de un quita manchas.

    Si el color natural de los dientes es grisaceo o amarillento, lo poco que mejoren será a base de limar el esmalte, cosa que a la larga degenerará en sensibilidad dental o caries.

    Rembrant en concreto, muy usada en USA, crea sensibilidad dental.

    ResponderEliminar
  17. More than words, no entiendo qué quieres decir...

    Anónimo: yo no tengo conocimientos de odontología, pero sí puedo contar mi experiencia:
    No fumo ni bebo café, no tengo manchas en los dientes pero siempre los tuve amarillos y sensibles. Alguna crema blanqueadora de Colgate o Signal me los sensibilizó aún más.

    Tras cuatro meses y dos tubos de Rembrandt, tengo la dentadura más blanca y fuerte. Es un hecho.

    Creo que hay también Rembrandt para dientes sensibles, en farmacias.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.