Perfumes de verano: hoy, Eau d´Hadrien de Annick Goutal

7/18/2013
Los perfumes tienen historia. La historia de su creación. Pero también poseen "intrahistoria": cuándo, cómo, dónde los compraste. Todas esas circunstancias se quedan impregnadas en su aroma, por eso sientes una rara felicidad cuando te perfumas.

Compré esta fragancia fetiche en la perfumería Muro, en las primeras navidades que pasé trabajando. Era cinco de enero. La víspera de la noche mágica. Entré en mi librería favorita, y el librero me regaló un libro inolvidable. Pasé por el escaparate de la perfumería, entreví los frascos de Annick Goutal y no lo dudé: era el momento de Eau D´Hadrien. Un perfume de verano... comprado en plena víspera de Reyes Magos.

Eau D´Hadrien es el perfume insignia de Annick Goutal, una fragancia con matices literarios y a la vez toques muy vitalistas. Inspirado en las "Memorias de Adriano" de Marguerite Yourcenar, sugiere la idea de un verano en el Mediterráneo, bajo la sombra de naranjos e higueras. Evoca conceptos como amor, lujo y libertad, pero también vacaciones, campo y mar en un solo camino. En su pirámide olfativa hay ciprés, lima ácida, pomelo, mandarina y aldehídos.

Junto a su funda dorada



Bien, ahora es el momento en que digo que no volvería a pagar casi cien euros por este perfume. Que me está costando terminarlo... Porque una fragancia no está hecha solo de recuerdos felices ni de mitos periodísticos: el factor más importante es la piel. Y en mi piel sus notas cítricas se tornan amargas, un poco ariscas incluso.
En invierno y primavera ni me planteo utilizarlo. Pero el verano hace que me reconcilie con ese punto de frescor agreste (frescor ardiente) que tiene Eau D´Hadrien.
En verano hasta puedo percibir un fondo dulce tras la salida tan ácida, y ese contraste resulta revitalizador. Y también noto los acordes amaderados del ciprés: la calidez que envuelve la frescura y le aporta permanencia.

No me arrepiento de esta compra: yo soñaba con un mito y encontré una realidad bella pero difícil. LLegamos al punto en el que un perfume se convierte en... una metáfora de la vida.

12 comentarios:

  1. Peero entonces te gusta o no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta "con reparos", anónimo... Pero para el verano sí, me encanta.

      Eliminar
  2. Ohhh una pena que sea así en tu piel.Me ha encantado este post.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Entiendo...
    En mi cada fragancia se torna diferente, también influye mucho el PH de tu piel.
    Que bonita entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡Què pena! Un post mu bonito

    ResponderEliminar
  5. Para verano casi mejor una hidratante fresca perfumada o un aceite ligero, los perfumes reaccionan raro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que va mejor el perfune en aceite, tengo que volver a estrenar furze de Lush...

      Eliminar
  6. Pues a mi si me gusta y es tal cual la describes. La tiene mi madre que yo soy + de monogotas del Mercadona.

    ResponderEliminar
  7. Es que con las hormonas corporales pasa mucho, a mi me pasa con algunos aromas cítricos que huelen muy amargos en mi piel. Por cierto, cuando he visto el nombre de la perfumeria he pensado "anda, seguro que a Jon Nieve le molaba más irse a este muro" (MOMENTO FRIKADA).

    bESOTES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres ab-so-lu-ta-mente genial, Hellencilla.

      Eliminar
  8. Es un perfume mítico, pero estoy de acuerdo contigo es un poco "agreste" ;)

    Un besazo

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.