Mascarilla DIY post Semana Santa: aloe vera y árbol de té contra los granitos

4/07/2015
Me encantaría poder decir que los dos granitos que adornan graciosamente mi barbilla se deben a un festival de hábitos gamberros en vacaciones: una visita furtiva al McDonals, una buena farra y ausencia de desmaquillador al caer rendida en la cama al amanecer... Sin embargo no puedo hacerlo, ya que mi vida es muy intensa..., pero no en ese sentido.

Mi desayuno de semana santa

Esta foto ilustra muy bien lo que han sido mis días de Semana Santa: un tercio de vaguería planificada, un tercio de deliciosa vida familiar y un tercio de Religión. Desayunos que se prolongaban hasta las doce del mediodía, conversaciones chispeantes con mi primo el del iPhone, procesiones, oficios y picoteo en Haro... y buena lectura: este libro es todo un clásico de esta época desde que su autor,  Don Henry, me lo dedicara. Subí esta foto a mi dormida cuenta de Twitter y en menos de media hora la editorial había hecho retuit.

Pero lo que más he disfrutado es el tiempo, tiempo para mí, para descubrir perfumerías, para disparar fotografías, para mirarme al espejo y horrorizarme ante dos insidiosos granitos. Y digo horror pues era un terror culpable, ya que se deben a un par de días en los que no me desmaquillé antes de hacer deporte, hábito igual de nefasto que no limpiar la piel antes de ir a la cama.

Pero gracias a este lapsus de higiene cosmética he podido practicar mi cura intensiva DIY contra imperfecciones y ahora os la muestro, pues es fácil, fácil.

Mascarilla DIY contra granitos

Se trata de tomar un disco de algodón Sensitive de Demak Up (u otra casa igual de respetuosa con la piel), echar en su centro un buen chorretón de gel de aloe Grisi (porque esta marca posee cualidades antibacterianas), y añadir unas gotas de aceite de árbol de té.
Luego se enriquece con: unas gotas de zumo de limón si los granos se deben a piel grasa, o un par de gotas de aceite de geranio o de camomila si se deben a piel con tendencia a la irritación.
Acto seguido se emulsiona todo sobre el disco con una cuchara que habremos desinfectado previamente, y se aplica sobre la zona de los volcanes. Como el gel de aloe vera es pegajosillo, el mejunje se adhiere a la piel y hace un efecto lapa que consigue más resultados en menos tiempo.

Barato, sencillo y resultón, ¿qué más se le puede pedir a un invento casero?

10 comentarios:

  1. No suelo tener granitos pero tomo nota, nunca se sabe cuando va a aparecer un inoportuno de éstos...
    BESOS!

    ResponderEliminar
  2. Justo hace un par de días me compré aceite de árbol de té para unos granitos que me han salido de repente y no sabía muy bien cómo emplearlo, si directamente o cómo, así que tu mascarilla DIY me viene genial, gracias!
    B*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. B, no lo uses solo porque puede irritar. Gracias por leer y comentar el blog.

      Eliminar
  3. queda apuntadisimo. Gracias guapa

    ResponderEliminar
  4. Queda apuntado pero vamos, pienso hacerlo en breves porque con la regla me sale alguno muy encantador ^_^
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta cuándo haces bricolaje cosmético. yo también me lo apunto.

    ResponderEliminar
  6. Lo acabo de probar y me dio resultados, ¡gracias!
    M.

    ResponderEliminar
  7. Yo a veces cuanto más me cuido la cara (limpieza, hidratación) más granitos me salen. No lo entiendo :-(

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo la piel seca cual lagarto, así que no es mi problema.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.