Preppy Pink & Tan de Kiko Milano... y reflexiones sobre la tolerancia

9/05/2016
Señoras, desde pasado mañana me declaro oficialmente en Potidieta hasta que llegue el bendito viernes negro, salvando un par de visitas a Madrid y Sevilla en los que romperé tímidamente este pacto firmado ante notario... quiero decir, ante mí misma y ante mis queridos lectores.
- ¿Y cómo así, Adaldrida? ¿A qué viene una temporada de ayuno cosmético no siendo ninguna fecha especial?

Blush Cocoa Shock de Kiko..., de nuevo

Sencillamente, el final del verano ha sido una apoteosis: terror en la perfumería.
Entre que debía reponer productos de rutina facial y productos de maquillaje, viajes a Zaragoza donde hay un bonito Corte Inglés, e inauguraciones de tentadoras tiendas cuasi al lado de mi casa, mi tocador se desborda en cascadas. Mi copa rebosa. Ha llegado el momento del frenazo en seco, pero no os preocupéis... ¡tengo material acumulado como para llenar seis o siete reseñas!
Y quería empezar por el único de los "Cocoa Blush" de Kiko que a mi parecer merece la pena comprar: "Preppy Pink & Tan".

Preppy Pink & Tan

Como bien han dicho Miss Potingues y Tita Hellen, y las imágenes de mi anterior post demuestran, en general estos coloretes de la marca Kiko Milano resultan todo un capricho por el envoltorio y el aroma, pero en textura y acabado se quedan muy cortos. Es una pena. Pero entonces, -¡¡¡¡tachán!!!-, llega el dueto "Preppy Pink &Tan" para resarcirnos, y si la parte rosada sigue siendo muy pálida y polvorienta, la parte "soleada" del binomio es una auténtica joya.
Yo sigo insistiendo en que recrea fielmente el halo que regalan rubores famosos y preciosísimos como el Sunbasque de Mac y el Luster de Nars:

Tan
Tan... arrebatador. Tan tornasolado, tan melocotón bronce, tan bling bling sin dejar de ser tenue. Incluso al pleno sol, con las imperfecciones en mi piel causadas por el comienzo de curso, el cambio de cremas y no haberme desmaquillado en un par de ocasiones para hacer deporte (mea culpa), y con un mechón rebelde que tapaba mis ojos, aparece perfecto.
La mayor diferencia que hace destacar este dueto por encima de sus tres compañeros es ese matiz brillante y aún metálico que regalan a la piel ambos tonos. Aunque en la pastilla se vea la textura polvorienta y el acabado mate que caracteriza a los otros tres, en el pómulo se transforma: el bronce de un modo deslumbrante y de sorprendente persistencia, y el rosa de forma más que sutil pero igualmente duradero.

Captura de pantalla 

He visto en la página web de Kiko que no testan en animales. Es un tema que me preocupa, aunque cierto es que en ocasiones he comprado productos de una marca determinada, he sabido luego que dicha firma estaba en entredicho y he pensado, lo hecho hecho está y a lo mejor volvería a hacerlo. Creo que existe demasiada confusión en torno a este asunto, demasiadas marcas que antes sí y ahora no, como para exigir a una consumidora un rigor absoluto.

Todo esto viene a cuento de un anónimo que textualmente me dice: "no eres débil, eres irresponsable  e hipócrita". Resulta curioso cómo esta sociedad hipotéticamente se desvive por abolir ciertos dogmatismo de antiguo régimen y enseguida sobre sus ruinas construye otros dogmas aún más feroces. ¿Es un pecado tan horrible considerar que los Sensational lipsticks de Maybelline son excepcionales, al margen de erradas políticas de la marca, y que si se cruzan en mi camino a lo mejor volvería a caer?

14 comentarios:

  1. Ya te lo digo yo, que no es para lapidarte. Dios mío como nos gusta juzgar al prójimo.

    ResponderEliminar
  2. Lo de los animales da para tesis, de hecho, sobre Roma y ellos publiqué tesina. Con pleno respeto a todo el mundo, y siendo yo una fiel amante de amigos peludos, creo que con el tema de la "tortura"animal" han encontrado una nueva forma de "torturar y juzgar" a los humanos. Todo tiene muchas caras y muchos matices, y las palabras que te dirigieron fueron desagradables y nada constructivas. Dicho esto, hoy he visto a través del escaparate estas paletitas y me acordé de ti ;).

    ResponderEliminar
  3. Yo también me di un homenaje antes de volver al pueblo y ahora se avecinan días de dieta. Yo tengo claras mis ideas acerca de la experimentación: debería estar penada a nivel estatal y legal, no a nivel de consumidor individual. Ese tipo de iniciativas, por desgracia, no hacen nunca el daño suficiente en las empresas. Y por supuesto, acusar al comprador individual, tampoco.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Yo te agradezco que tengas los comentarios abiertos a anónimos. Sabes que muchas bloggers no lo tienen y a veces me gustaría hacerles alguna pregunta o alabar algún look y no puedo, porque no me quiero hacer un blog o dejar mi identidad de alguna manera, por razones personales. Así que yo te agradezco mucho que lo hagas y espero que comentarios malintencionados como estos que comentas no te hagan reconsiderarlo.
    Yo también estoy a potidieta, pero ¿sabes lo peor? Que me han regalado un tiquet regalo de 20 euros de la perfumería de al lado de mi casa... Yo no sé lo que aguantaré.
    Besos
    B.

    ResponderEliminar
  5. Sobre la potidieta, suerte, compañera. Yo tengo comprobado que, cortarme en seco sólo provoca avalancha final. Prefiero hacerlo de otra manera.

    Sobre ese duo, me tienta hasta a mi, pero 13€ por un colorete duo del que sólo merece la pena la mitad, me pica, qué quieres que te diga. Kiko se está subiendo mucho a la parra. Ahora, en rebajas, si está, no te digo que no caiga. Y eso que sigo pensando que son too soft.

    Sobre el tema de testado en animales, coincido contigo, es un auténtico lío. Por un lado, noe stá claro quién testa y quien no, y por otro, hay marcas que no testan, pero que tampoco se pueden considerar cruelty free por el mero hecho de comercializarse en China.
    No es que las marcas testen de motu proprio al entrar en ese mercado,sino que, si las autoridades chinas deciden testar por su propia iniciativa dichos productos, la marca no se puede negar. Es un tema delicado.

    Y ya sobre el tema de juzgar a los demás, si en vez de echarnos piedras unos a otros, nos ayudáramos más, nos iría mejor.
    Prefiero una persona sincera que admite que aún conociendo las políticas de ciertas empresas, con las que no comulga, cae irremeiablemente ante sus productos, que otra hiperrecta que se cree superior a la anterior, y a todas aquellas que no se rigen por sus principios. Es mejor informar que insultar, y cada cual que decida. El libre albedrío existe por algo

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Yo también tengo bastante material y por el momento no compraré nada más!
    Besos y ánimo

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Que complicado es el tema del testado en animales!!
    Unas empresas no dicen oficialmente lo que hacen, otras hacen llamamientos de verdad y otras me han sorprendido cómo Rimmel London que tienen un apartado en su web sobre el tema que me ha hechizado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Mareas, yo también vi ese apartado y me alegré porque Rimmel es una de mis marcas de supermercado favoritas.

    Bea, que yo sepa no son trece euros sino casi once, a mí me parece que compensa porque el Preppy pink aunque suave es también duradero.

    B., muchos anónimos como tú me alegran la vida, por lo que no voy a quitar esa opción y tampoco voy a eliminar comentarios como no sean muy gordos, y afortunadamente los tiempos del anónimo que me llamaba careto deforme están ya lejos.

    Gracias a todas por comentar.

    ResponderEliminar
  9. Eres pura poesía!!!!! y dicho esto la parte del bronzer me parece preciosa como mechón de pelo incluido, lo cierto es que no suelo prestar atención a lo del tema de los animales, no quiero parecer cruel porque no lo soy pero creo que se exagera mucho con esas cosas, y no está mal de vez en cuando hacer una dieta potinguil, yo también intento hacerla!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  10. Siento que te hayan escrito esas feas palabras y gracias por seguir permitiendo los comentarios de los "anónimos" tu blog es de los pocos en los que me animo a expresar un poco de mi opinión.
    No quiero que nadie se ofenda, pero a veces todo esto del no testado en animales, me parece una "tendencia" de la cual las empresas se aprovechan. ¿Qué hay entonces del consumo responsable o de la producción sostenible? me da que eso da menos beneficios.
    Te queda muy bonito ese tono, muy natural.
    Bs

    ResponderEliminar
  11. Como anónima no anónima, yo también celebro tu generosidad. Maravillosas las últimas entradas, ¡me encanta Celia! No imparto Literatura infantil (sí una bastante próxima, Literatura popular), pero me parecen libros interesantes para leer y analizar en clase, y si un día diese Infantil creo que lo incluiría en el temario. W7 me parece una de las mejores marcas low cost (casi habría que decir extra-low cost). Leer las memorias de tu abuelo tiene que ser algo emocionante, eres una privilegiada. Abrazos. Carmen.

    ResponderEliminar
  12. Hace mucho que no compro maquillaje, y no es por no gastar. Cada vez que colocó mi neceser y mis múltiples cajones en mi casa y en casa de mi madre, me doy cuenta de que debí parar antes. Estoy en una etapa de mi vida muy "ascética", por decirlo así. Prefiero tener cuatro o cinco productos escogidos que mil caprichos que acabo no usando o regalando. Quizá tenga que ver con que hace tiempo sufrimos un robo muy traumático y la cabeza se me puso del revés. A ver si te lo cuento.

    ResponderEliminar
  13. Laura, lo siento muchísimo, qué desagradable.

    ResponderEliminar
  14. Te pondré un correo y te lo cuento. Un beso!

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.