Un día en la piscina: spf 50 en bruma de Garnier & makeup no makeup con Becca y Stila

7/24/2017
Dulces semanas de sol, agua y cloro... En estos días voy a actualizar de forma algo más dispersa, voy a olvidarme un poco de YouTube (aunque no de Instagram, donde me mantengo activa a diario), porque me encuentro en Barbastro disfrutando de mi primera semana de... ¡vacaciones!


Sí, reconozco que esta imagen es verdaderamente idílica y puede suscitar algún que otro brote de envidia insana..., pero todo tiene su porqué. El pasado viernes acudí a una piscina al aire libre por vez primera y fue oasis, paraíso, néctar del Olimpo... cualquier sinónimo que evoque la idea de placer absoluto y sano a la par. Veinte largos bajo el sol, maravilla suprema..., pero hay que tener un mínimo botiquín cosmético para el antes y el después, y de eso trata esta entrada en este mi blog.
Para el "antes", estoy disfrutando intensamente de la bruma seca con spf 50 de Garnier, que cuesta menos de diez euros .


 Ya la utilizaba en la ciudad para mis paseos diarios..., porque aunque parezca mentira, en media hora aunque sea justo antes de las nueve en punto de la mañana, en el mes de julio el sol aprieta bastante.
Compré este aerosol el mismo día en que leí una reseña de Miss Potingues certera y fiable (como todas las suyas) que recalcaba alto y claro que el grupo L´Oreal no testa en animales (aunque en el pasado sí lo hiciera), y un sin fin de potingueras le agradecimos el poder acercarnos a nuestra perfumería de rango medio más cercana sin complejos de culpa.
Este producto es una delicia casi tan inmensa como la de sumergirse en las aguas cristalinas. Se aplica en una nube, aporta mucho frescor pero no contiene alcohol ni perfume ni colorantes ni parabenos (siliconas sí, pero nadie es perfecto y están en baja proporción), y protege de forma suave pero muy, muy eficaz.


Al salir del agua, tras desenredarme el pelo y lavar e hidratar de rostro..., pienso en maquillaje. Soy así. Como la formalidad, poca pero que dure. Me gusta sentarme a merendar en el césped sabiendo que hay algo de color y uniformidad en mi cara.

Tampoco creáis que fueron muchísimos los ungüentos y afeites que utilicé en un día que realmente era de picnic y esparcimiento: en los ojos me limité a maquillar mis pestañas con máscara resistente al agua de los supermercados Aldi, así si alguna bromista  me salpicaba el efecto mapache no aparecería en mis párpados. Luego fijé mis (ya salvajes) cejas con el bálsamo basado en cera de Crazy rumors..., pero los claros protagonistas de este desenfadado "maquillaje no maquillaje" son la piel y los labios.
Para la boca elegí uno de los dos únicos labiales que me traído, el labial líquido mate número tres de Bell. Me cautiva la dulzura y frescura que aporta al labio, brindando ese color rosa batido de fresa que tanto he buscado..., y ya encontré, y con el añadido perfecto del acabado de terciopelo que tanto se estila y tanta elegancia aporta.


Porque si mantenemos los labios mates, podemos jugar con la naturalidad e incluso el brillo sano en nuestra piel después de una tarde de sol y no sentir el rostro demasiado desnudo, más bien jugoso y natural.  Esto se consigue con dos productos que están siendo mis auténticos básicos y comodines en estos días prímeros de descanso: el corrector Under eye de Becca y el colorete en crema Convertible color de Stila.
 Reconozco que son dos productos preciosos, y de difícil accesibilidad. Pero merecen muchísimo la pena: el corrector se consigue en Sephora y es verdad que cuesta treinta euros pero vale cada uno de esos euros que cuesta, y la coqueta polvera de Stila se puede encontrar en Asos. Ambos productos se aplican  con los dedos limpios sobre la piel, calibrando donde necesitamos más y donde necesitamos menos pero siempre con la máxima de lo menos posible.
El corrector posee una formulación increíble para ser un producto comercial: aceite de ricino en primer lugar, vitamina E y escualano, y ausencia de parabenos, siliconas y derivados del petróleo. Y no solo aporta luz bajo los ojos como su nombre indica, sino que corrige y unifica en cualquier zona de nuestro cutis (yo lo apliqué en las aletas de la nariz, bajo el rubor y en la barbilla), fundiéndose y logrando una naturalidad perfecta: ¡piel de vacaciones para todo el año!

14 comentarios:

  1. Hace mil años que no voy a una piscina, cuando digo son mil, realmente son 40!!! cuando vivía en un pueblo de interior de Valencia todos los veranos era la piscina!!! pero a partir de 1977 me vine a Valencia y la cambié por la playa, y he de reconocer que me gusta mucho más!!! yo no llevo ningún tipo de maquillaje a la playa, voy con la cara lavada, me siento mucho más cómoda.


    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hacía tiempo que no me pasaba por el blog. Me gusta mucho el cambio de look que le has hecho! La bruma de Garnier también la uso y me gusta mucho y, aunque no soy de piscina, me la echo siempre que salgo de casa. El maquillaje te ha salido genial, muy natural. Me encanta el pintalabios. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te guste, bienvenida otra vez

      Eliminar
  3. Muy guapa en esa foto. Yo, hasta que no llegó a casa y me ducho de la playa/piscina, no ido nada de nada
    No acaba el verano sin que me haga con alguna bruma.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. A la bruma de Garnier la tengo muchas ganas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña porque es una delicia. Eso si prefiero esta que la hidra bomb.

      Eliminar
  5. La piscine bien entendida favorece la acción, que diría Paco Fox. Por cierto, he encontrado una tienda que no es Primor donde venden los polvos Hollywood de W7, se llaman Prima Prix, no sé si tendrás una cerca, pero me acordé de ti, viendo una en el barrio y entrando a cotillear.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, qué gran noticia. Muchas gracias e investigaré.

      Eliminar
  6. Gracias por la parte que me toca.
    Quiero aclarar que yo no defiendo ni ataco a L'Oreal, me limito a transcribir lo que ellos me coumincaron. Ningún producto fabricado en Europa testa en animales, por ley. Ahora, lo que hagan en China ya es otra cosa. Cada cual que actúe según su conciencia.

    Me gustan las mejillas satiadas, siempre, dan mejor aspecto.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, vea. A mí las mejillas siempre me han gustado satinadas e incluso brillantes, mates nunca.

      Eliminar
  7. Me atrae esa bruma solar
    M.

    ResponderEliminar
  8. Yo este verano he experimentado con mi primer protactor físico, de Alga Maris. Es una nueva lección de que las impresiones de los demás son solo opiniones. El caso es que al echármelo notaba algo así como alivio wn la piel, pero deja la cara blanca, mucho si quieres echar la cantidad apropiada. Pero, lo peor es qur me resecó tanto la piel en una semana que acanó irritándola. Bueno, no iba a tener tanta suerte a la primera. ¿dirías que ese corrector es hidratante? Bss

    ResponderEliminar
  9. Es cremoso, tanto como hidratante no lo diría quizá pero tiene buenos ingredientes, el aceite de ricino hidrata. Desde luego la zona de la ojera la deja muy confortable.

    ResponderEliminar
  10. Que preciosidad el look, te sienta fenómeno.
    Me apunto la bruma.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.