Captivating Blush de Tarte... y haul regalos de Nochebuena

Estoy disfrutando de las que podrían haber sido las navidades más difíciles de mi vida... y han resultado las más emocionantes. 



Me he sentido mimada y querida por mis padres como nunca, empezando por la nueva tradición que han instaurado del llevarme el desayuno a la cama en el día de Navidad...




Supongo que los Reyes serán pobres este año, sobre todo porque estamos solos los tres, pero el tradicional plato de Nochebuena que solía ser un detalle ha derivado en algo espléndido. 




Mi madre me emocionó con un par de regalos muy especiales: una cruz de Jerusalén que pidió a una de sus mejores amigas cuando viajó a Tierra Santa... y un calcetín de Papá Noel muy bien surtido.



Ayer evocaba en mi otro blog las navidades de mi infancia, cuando mis abuelos nos regalaban dinero envuelto en algún precioso detalle..., pues mi madre ha querido revivirlo, y junto al último libro de mi admirado Enrique García-Máiquez, había puesto algo de dinero en este entrañable calcetín. 



Mi padre me regaló un cuadro, como suele hacer, con motivo de gatos. Yo me dediqué un pequeño detalle para colgar del árbol, comprando en Sephora el Tattoo liner de KVD en miniatura, y canjeé el cheque regalo que los almacenes me hacen cada año en diciembre:



Quería probar el iluminador en polvo Hollywood filter de Charlotte Tilbury, pero tampoco ha llegado a Sevilla por lo que elegí entre mi lista de deseos un rubor que llevaba tiempo deseando: el Captivating de Tarte, que se me quedó ¡a cuatro euros!



Siempre me han fascinado las polveras de Tarte, pero el rubor Expossed apagaba la luz en mi piel. 

Todo lo contrario ocurre con este colorete cautivador, un melocotón radiante que en la pastilla parece más mate y más rosado de lo que realmente es, y que aporta una luz dulce pero poderosa al rostro.

El Captivating de Tarte protagonizó mi look de Navidad y va directo a ml tocador.

7 comentarios:

  1. Me alegro de que hayas disfrutado las fiestas.
    Ese rubor te queda precioso.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Los detalles son preciosos, sin duda. Estas Navidades, sin duda, tienen que tener más amor que nunca, para compensar el dolor del resto del año.

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Precioso blush, disfruta mucho estos días, felices fiestas, saludos!

    ResponderEliminar
  4. Como mola el árbol en la terraza...
    M.

    ResponderEliminar
  5. El rubor es una maravilla, dentro de poco haré post actualizado de mi neceser y os contaré más de él, porque esto ha sido una primera impresión.

    El árbol es de cuando yo era pequeña, es puro palo forrado de papel charol y de espumillón verde, pero a mis padres les hizo gracia ponerlo este año por las circunstancias y lo hemos adornado con ilusión. Con el calcetín mola...

    Gracias por no olvidarme en estos días, leer y comentar.

    ResponderEliminar
  6. El rubor es precioso..., lo de desayunar en la cama ¡lo odio!, siempre me ha parecido lo más incomdo del mundo, a no ser que desgraciadamente se esté enferma... pero naturalmente cada una tenemos nuestros gustos.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito el colorete

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.