Muestreando: Euphoria Face Dew de Nars para una Glass Skin o Dolphin Skin (oh yeah)

Ese momento en el que te haces cliente de un rincón de Nars y entablas interesantes conversaciones con el maquillador o maquilladora que lo gobierna con sabiduría, y adquieres productos pero al mismo tiempo te regalan generosas tallas de viaje que engendran nuevas listas de deseos... ha llegado para mí.




Ya sucedió hace más de diez años con Nars Goya en Madrid y el gran Franc Delgado, que me maquilló para la entrevista de trabajo en la empresa que sigue siendo mi casa laboral...


Y ahora está ocurriendo en mi ciudad con Yolanda, de Nars Nervión. Debido a la pandemia mundial no ha podido maquillarme, pero extiende ante mis cautivados ojos impecables protocolos para que pueda probarlo ¡todo!, y ante todo derrocha a manos llenas  tiempo, ese tesoro incalculable.




Que es lo que más emociona, el tiempo que dedica a cada cliente, pero también han caído varios regalitos de esos que premian la fidelidad.

Lo último ha sido llenarme un "jar" con la más novedosa y deseada pócima de la firma: el iluminador Euphoria Face Dew. No es que sea yo muy partidaria de productos fluidos salvo la base de maquillaje: para mi deshonra y la de mi vaca, el Hot Sand líquido se me puso malo en un cajón...




Pero es que esto es algo más que un iluminador líquido, y termine  o no atrapada en sus cantos de sirena, he podido probarlo y reseñarlo. 

El producto de venta al público tiene un apetecible envase melocotón, una capacidad de quince mililitros y un precio de treinta y dos euros. La fórmula no es del todo limpia pero las siliconas que incluye son volátiles, no asfixian el poro.





Pero ninguno de estos fríos datos importaría si esto no fuera pura alquimia: en cuando rozas por vez primera el producto te das cuenta de que nada de lo que hayas podido ver hasta ahora se le parece. 

Porque la textura es viscosa pero gozosísima, porque su color es rosa caramelo pero en la piel se volatiliza, dejando sólo un halo de luz acuática, élfica, un reflejo de cristal e intensa hidratación.




El efecto Glass Skin hecho realidad, recreando esas pieles nórdicas y refulgentes: calientas unos segundos esta magia entre los dedos y la aplicas en la parte alta de los pómulos y a lo largo del tabique nasal ¡y directa al casting de El Señor delos anillos para el papel de Galadriel, si eres rubia, o de Arwen si eres morena!

10 comentarios:

  1. Queda precioso, desde luego.
    Yo creo que el problema de los iluminadores líquidos que tenía la firma era que el formato era demasiado grande, y de iluminador se usa muy poca cantidad de cada vez.
    Mi botecito resiste (Numancia), pero nosé lo que tardará en decirme adiós, bye bye.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en lo del tamaño, y tampoco era el formato más adecuado para una textura que era demasiado líquida.

      Eliminar
  2. Ahora, además, se lleva la "dolphin skin" muy parecida a todo lo que planteas y me ha parecido un producto muy interesante. Yo, al contrario que tu, con la edad voy decantándome cada vez más por los productos en crema.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre aprendo de vosotras: yo me quedé en el efecto Glass Skin que me gusta mucho, pero es verdad que ahora se llama Dolphin Skin y con tu permiso lo he añadido al título: también me fascina el concepto, aunque no sabemos ya si queremos ser una elfa, un delfín... o un donuts como dice Ratolina, ja, ja, ja.

      Eliminar
  3. Me parece muy interesante, yo de momento aún tengo el Hot sand líquido en buen estado, pero cuando se acabe es un buen repuesto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gusta en absoluto el ansia viva, pero sí que creo que te lo debía recordar, es de colección.

      Aún así, las colecciones de Nars son bastante relajadas y duran bastante tiempo en el Stand.

      Eliminar
    2. Pues me acabas de crear el ansia viva, prefiero tenerlo guardado que perderme lo, gracias por el aviso

      Eliminar
  4. Wow yo me lo compraría
    M.

    ResponderEliminar
  5. ¿Te lo has comprado al final o no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, si no tuviera la Pure radiant como base de maquillaje, sí que me animaría, pero ya por sí misma da bastante luz, y sé que al final lo voy a usar menos que un iluminador en polvo, esa es la realidad. Y lo mismo ocurre con la paleta...
      Pensaréis que no paro de comprar labiales, pero es lo cierto es que los uso a diario, y si me compro la paleta de esta colección o la nueva de Urban Decay por ejemplo, al final son compras mucho más superfluas porque las uso mucho menos.

      Eliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.