El ritual del verano


En verano cambian las rutinas, los colores, las luces... y cambia también nuestro ritual de belleza. Queremos productos frescos, acuosos, en textura gelificada... pero que respeten nuestra piel.
Queremos agua, agua, agua y también agua, o al menos ésa suele ser mi necesidad. Aparto de mi tocador las limpiadoras faciales en crema y busco una pastilla de jabón que se disuelva en una gozosa espuma, fresca y al mismo tiempo calmante... estoy hablando, por supuesto, del jabón de aloe vera, oliva y coco de Prisma natural.
Y, para lavarme la cara con ese delicioso jabón, no hay nada más chispeante y goloso en el mundo que una buena dosis de agua mineral. Juan Luis Guerra define a su amada en una canción como un universo de agua mineral, y aunque a alguno pueda parecerle una metáfora algo surrealista, yo la encuentro muy oportuna. Ya sabéis que mi agua mineral favorita es la marca francesa Evian, que las coquetas parisinas vaporizan sobre sus rostros.
El agua Evian tiene múltiples usos en verano: como un simple golpe refrescante para retirar la espuma de limpieza, o como tónico casero en el que hierves un par de pastillas efervescentes de Lush o unas flores de manzanilla... Dejándolo enfriar el la nevera, en una botella de cristal con dosificador, tendrás el mejor cuidado cosmético al alcance de la mano... y de tu bolsillo. Y, si tienes la piel grasa puedes añadirle unas gotas de un buen vinagre blanco, y la limpieza facial vespertina será aún más fresca.
Otro indispensable cuando llega el calor a mi piel es el gel de aloe vera de la marca Grisi. Puro al 99,7%, libre de alcohol, siliconas o aceites de ninguna clase, lo aplico sobre mi rostro por la noche en capa gruesa, al modo de una mascarilla, y me despierto con la piel clara y limpia, sin granitos ni rojeces. Huele un poco a medicina, y es un aroma que no me desagrada porque realmente cura mi piel. El culpable de este olor fresco pero algo medicinal es el mentol, ingrediente último de la lista que en invierno dañaría mi piel, pero que en verano la protege de irritaciones y exceso de grasa.
El verano es la época del año en que retomo con pasión el hábito de exfoliar mi rostro casi a diario..., gracias a la suavidad de la jalea con perlas de gominola de Kenzoki. Sustituyo la untuosa y dulce mascarilla de marshmallow de esta firma por una nube fresca, ligera y granulosa que me envuelve con su olor ácido y herbal, característico de la línea de jengibre. Kenzoki utiliza principios activos naturales como el jengibre, la pimpinela y un par de arbustos chinos de nombre incomprensible. Lo mejor son las perlas exfoliantes, eficaces pero suavísimas, que ¡se derriten en tu piel!
Para el cuerpo, aparcamos texturas invernales y esencias achocolatadas para sumergirnos en el frescor del limón, sin duda el aroma protagonista del verano. En Sephora nos ofrecen golosos exfoliantes que imitan el olor de una tarta de limón y merengue, y en The Body Shop podemos encontrar la manteca de limón dulce, tan nutritiva como el resto de mantecas corporales de la firma pero con un olor cien por cien veraniego..., pero si prefieres una textura más liviana y un precio acorde con la crisis que nos devora, lo tuyo es la loción reafirmante Body Tonic de Garnier. Una loción en formato gel que hidrata intensamente, con activos como la cafeína que despierta y tensa nuestra piel, y un inconfundible aroma cítrico.
Por último os hablaré de mi gran descubrimiento para el cuidado del cabello: el Baume aprés shampoo de Klorane. Pertenece a la línea de Magnolia, y la cera de esta flor es su ingrediente principal. No voy a engañaros: contiene silicona, pero en una proporción mucho menor que el resto de acondicionadores que he probado. Lo bueno de este bálsamo es el brillo que aporta al pelo: un brillo que habla por sí solo de hidratación y suavidad. Otro punto a su favor que lo convierte en un básico del verano es su textura, entre láctea y gelificada, muy ligera y fresca. Huele a vainilla con notas vegetales, una vainilla fresca y veraniega.

11 comentarios:

  1. Los productos klorane estan muy bien a pesar de que tengan alguna cosita chunga, pero lo chungo es que no sean más baratitos. Esa crema de Garnier es genial. Besotes

    ResponderEliminar
  2. Tu siempre sabes escoger de lo mejor, reina! A ver si investigo klorane, que no he probado nada. BESOS!

    ResponderEliminar
  3. Esperamos la reseña con los productos de maquillaje.
    De Klorane tampoco he probado nada, el bálsamo de visón dicen que es una maravilla sin silis.
    Un besazo¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Todo tiene buena pinta! Voy a buscar ese exfoliante corporal! Dan ganas de coger una cañita y bebérselo!

    ResponderEliminar
  5. Que buena pinta tiene todo!!!A mi la crema de Garnier me encanta para verano por que es muy fresquita!!

    ResponderEliminar
  6. Coincido contigo en tu gusto por laexfoliante de kenzoki.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Qué entrada taaaan fresquita! Yo llevo siguiendo tu consejo del Aloe de Grisi desde hace un par de años y no me arrepiento. Durante el invierno lo uso mucho como desmaquillador y ahora tal cual tú lo describes.

    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Tengo muchas ganas de probar algo de Kenzoki pero se me sale de presupuesto :(

    ResponderEliminar
  9. ¡Enhorabuena por esta entrada tan apropiada!

    La verdad es que el tiempo lo cambia todo, rutinas no sólo de belleza, sino de comidas, de descanso... un caos, vamos.

    Muchas gracias por las recomendaciones.

    Un saludito!

    PD: a la espera de los favoritos de verano con respecto a maquillaje y colorido.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, que en Logroño no encuentro agua Evian y la sustituyo por Solán de cabras, también muy buena para mi piel y con un envase azul preciosísimo...

    ResponderEliminar
  11. El agua Solán de Cabras es muy buena, sí señor.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.