Mi mes en la cinta de “running”… y mis nuevas zapatillas Kalenji

3/04/2015

He celebrado mi primer mes corriendo en la cinta, y es hora de hablar de mi experiencia. 

Aclaro que va a ser una entrada larga, y que todo lo que voy a decir en ella lo haré desde el punto de vista de una “pardilla” nada experta en estas lides: una persona que está perdiendo peso y que necesita hacer ejercicio moderado, y hasta le ha encontrado el disfrute al asunto pero que en ningún caso pretende dar lecciones sobre algo que está descubriendo cada día, como un niño entusiasmado que comienza a andar.

"Encuentra tu ritmo,  disfruta tu carrera"

Opté por el gimnasio porque hacía mucho frío y salía de la piscina con el pelo húmedo, es decir, como una solución puntual y siempre con la idea de que volvería a nadar en primavera. Ahora no lo tengo tan claro: ambos deportes poseen ventajas e inconvenientes sobre el otro.

Lo que me gusta de la piscina es el agua y el placer de flotar, la mística azul. Nadar es un ejercicio completo, sí, pero yo no nado a crawl sino a braza, y las cervicales se saturan. Estaba aprendiendo un crawl adaptado, por lo que no es ése no es el punto débil del deporte azul.

Lo que me gusta del gimnasio es que el tiempo de desnudarse y vestirse es más corto, el pelo sufre infinitamente menos, la piel no sólo no padece sino que se oxigena… Y, sobre todo, el ejercicio es mayor porque te marcas una velocidad y la mantienes, y te contabilizan las calorías perdidas. Además, una vez te subes a la cinta, eres el amo de la cinta, la cinta es para ti y tú eres para la cinta, mientras que en la piscina algunas tardes éramos cinco personas en una misma calle…

Ésto Sí que son suelas

En mi ciudad hay un circuito deportivo municipal maravilloso que se llama Logroñodeporte y tiene su centro de culto en el polideportivo Lobete que es moderno y limpio y ha ganado varios premios. En Lobete hay piscina, pista de hielo para patinar, balneario… y una sala de máquinas con seis o siete cintas, cinco o seis elípticas y un batallón de bicicletas, además de un ala desconocida para mí y llena de potros de tortura para conseguir tableta de chocolate y bíceps. Yo ya era socia de Logroñodeporte, por lo que pagaba treinta euros al trimestre. Para acceder a la sala de musculación y fitness necesitas comprar un bono mensual de diez euros. Eso significa que por un billetito azul al mes puedes correr en la cinta durante treinta días: el precio es inmejorable.

Yo ya iba predispuesta hacia la cinta, pero es que tras preguntarme por mis lesiones y objetivos, la monitora me lo recomendó. Ni la bicicleta de spinning ni la elíptica son para mí: a la primera no me llegan bien los pies y a la segunda no me llegan bien los brazos. Soy esencialmente torpe y paticorta: no lo digo por falsa modestia ni por dar pena sino porque es verdad: otras cosas tengo. Una piel muy bonita, una fuerza de voluntad desconocida hasta ahora que a veces decae pero que siempre renace, y un don para la emoción, la comunicación y la poesía. Ésas son mis bazas… y no mis brazos ni mis piernas. En la cinta puedo sudar sintiéndome cómoda.

Empecé trotando ligeramente durante veinte minutos, a velocidad cinco, en plano. Gastaba ochenta calorías. Ahora troto a velocidad seis durante media hora, en una ligera cuesta (inclinación tres). Quemo ciento cincuenta calorías. Hago primero veinte minutos, luego hago sentadillas y acabo con diez minutos más suaves, a velocidad cinco con cinco.

Zapatillas Kalenji Eliofeet

Y me he comprado unas zapas Kalenji Eliofeet con amortiguación. He visto por la red que, por supuesto, las zapatillas de Decathlon “son lo peor” y que merece la pena invertir en algo bueno, que incluso hay quienes desprecian las Nike y compañía, que deben ser “Asics” o  “Mizuno”… Ppero yo no sé si voy a volver a la piscina, mis anteriores zapatillas eran Adidas y fueron calificadas como “de paseo”, éstas me costaron cuarenta euros así que lo worst de lo worst tampoco serán, son comodísimas y me dan sensación de nube… y me hacen feliz como una perdiz.

Correr me hace sentir muy bien. Provoca ese efecto “cómo molo” del que ya había leído en algunos blogs. Aunque no corra al aire libre, aunque velocidad seis no sea correr aún. Salgo del gimnasio renacida…, y mido las tentaciones en medias horas de runnig para ver si me compensan o no.

16 comentarios:

  1. Qué maravilla, Rocío, ya no sólo por tu experiencia sino porque dan ganas de coger las zapatillas y salir a correr de sólo leerte, de moverse, de sudar y sentirse bien! Creo que esto sirve de ayuda a muchas personas, a mí por supuesto :D
    Grande!!!!

    ResponderEliminar
  2. Vas por el camino perfecto... además el subidón que se siente después de hacer deporte ayuda muchísimo a engancharse y no decaer cuando aparece la pereza.
    Un beso fuerte y sigue así!!

    ResponderEliminar
  3. Este post es muy motivador, como te dice La tía Maruja. Yo no corro, ando a paso ligero...pero es verdad que me han dado ganas al leerte!
    BESOS!

    ResponderEliminar
  4. Yo no conozco esas zapatillas que usas, pero lamento comunicarte que unas zapatillas de 40€ son lo que se empieza a considerar pasable si no vas a correr (correr, que no caminar rápido, ojo), o no vas a hacer nada con impacto. para entrenar, paseo, y cinta (repito, sin correr) dan la talla.
    Respecto a Asics y Mizuno...sí, son muy buenas, pero nos estamos metiendo ya en marcas de runners en exterior, que se enfrentan a arena, cemento, hierba, y lo que les eches. Para actividades indoor hay zapatillas de nike, adidas, reebok, y muchas más marcas que están fenomenal.
    En caso de duda, consulta con tu podólogo la actividad que realizas, tu pisada, y el tipo de zapatilla que gastas.

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso me refiero: una cosa es correr fuera y otra hacer cinta. De todas formas, si persevero compraré unas buenas, éstas son para empezar.
      Bea, te escribiré para consultarte un par de cosas, que tú eres profesional.

      Eliminar
    2. Cuando gustes, cielo. Con total tranquilidad.
      Un besote!

      Eliminar
  5. Mi pie ama las kalengi esas.

    ResponderEliminar
  6. Bueno querida vas por el buen camino, yo camino todos los días más de 4kms y me siento muy bien corporalmente. Ahora me sentiré mejor porque me he comprado un nuevo juguete, una bicicleta elíptica que estoy deseando estrenar para darle la marcha que merece. Ya tengo las tablas y los tiempos listos para cuándo llegue.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno que te hayas decidido por unas zapatillas de running, las anteriores de velcros eran una sentencia para los pies, los tobillos y las rodillas créeme...

    Yo no soy para nada marquista, pero sí pienso que las marcas tienen su meollo, porque nadie pagaría más por una cosa si no tuviera cierto motivo; y las grandes marcas del deporte no llevarían decenios en el mercado sólo porque incorporan un logo: hay gente tonta pero no como para mantener imperios sólo porque lucir determinados logos sean signo "de".

    ¿Dónde quiero llegar con esto? a que si quieres incorporarte a un cierto tono de bienestar quizá compensaría no mirar el dinero en unas zapatillas, y apostar por unas que seguro no te hagan un daño que pagues aún más caro. Conozco gente con hernias por equivocarsse con las zapatillas y lanzarse a correr. Créeme que el cardio es un tema serio, y unas buenas zapatillas Y UNOS BUENOS CALCETINES pueden marcar la diferencia. Además, verse mona puede generar endorfinas que te enganchen al deporte, cosa que redunda en un bien en ti y en tu mundo. Ánimo con el deporte pero cuídate muchísimo!!

    ResponderEliminar
  8. Yo corro todos los días en asfalto. Mi consejo es que no hagas caso a internet y vayas a un podólogo si notas molestias. Como consultes a internet te pierdes en una marabunta de plantillas, zapatillas, pies pronadores, supinadores, etc. Yo tengo pies valgos. Aunque he tenido plantillas hasta mi adolescencia, mi problema no se corrigió y tampoco quise operarme. Así que tienes a una corredora "hiper pronadora" con una zapatilla Mizuno neutra que se compró en rebajas. Pero como ni me he lesionado ni tengo molestias sigo con ellas. Si te van bien las Kalenji, adelante. En el deporte amateur, hay mucho postureo. Pero luego todos visten de Decathlon.

    ResponderEliminar
  9. Se te ve muy puesta y animada,entusiasmada con tu dedicación encontrada con el deporte,la que vas moldeando poco a poco celebrando ese mes.Disfruta tus zapatillas a tu ritmo.

    ResponderEliminar
  10. Eres una guerrera. Yo tuve unas Kalenji y me fueron muy bien, además son muy chulas!

    ResponderEliminar
  11. no te conozco personalmente pero eres MUY GRANDE!!! me encanta tu sencillez y sinceridad.

    ResponderEliminar
  12. Adaldrida, te he mandado varios mensajes en twitter. Me gustaría hablar contigo, pero no me siento cómoda de forma pública. Soy la del señuelo!!! (Que si lo quieres, tuyo es). Espero tu respuesta, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, perdona, últimamente no veo mucho Twitter. Te acabo de escribir un mensaje privado.
      ¡Y me chifla el señuelo!

      Eliminar
  13. Tienes un mail. Te encantará o te desquiciará, pero ahí lo tienes para entrenerte un rato. Besos.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.