Desmadre en Madrid, 2. Cajitas y neceseres kawaii para maquillaje

3/06/2015
En literatura, la función poética del lenguaje que formulara Jakobson lo inunda todo: resulta vital "envolver" el mensaje que deseamos transmitir, el contenido, con palabras bellas, un papel de regalo adecuado... Un buen continente. Con el tiempo he descubierto que ese afán me persigue también en el terreno del color, y de ahí nacen mis pasiones por los neceseres bonitos y las cajas de sabor retro.

El término kawaii procede del Japón y puede traducirse por so cute! en inglés o por ¡qué mono! en castellano. Alude al concepto de ternura que, junto al de delicadeza presente en los haikus, es muy japonés. El mundo está falto de ternura, lo dice el Papa Francisco, y en tiendas de Madrid como Soufflé y Zakka podemos rodearnos de esa ternura para luego regalarla a los demás.

Neceser de Soufflé: 4 euros

Durante el pasado fin de semana pude ver a mis primas Cecilia, María y Carmen: son casi mis hermanas. Rememoramos nuestros veranos y navidades juntas, merendando té sin pasteles en Mamá Framboise (Fernando VI, 23) y perdiéndonos en la dulzura de la calle Barquillo.
Lo que más admiro de mis primas es que parecen tener un Máster de Moda: saben siempre a dónde ir, qué comprar y cómo combinarlo. Saben lo que está de rabiosa actualidad y saben tener estilo propio. Por eso, cuando quedo con ellas, sé que mi agenda va a ser lo más "in". Nos detuvimos en una galería llamada Yellow Korner para ver fotografías, y terminamos en Soufflé (Piamonte, 5) para comprar muñequitos Sonny Angel (japoneses, cómo no.)
Me llevé un Sonny Angel, pero como aún tengo solo dos (el primero fue un regalo de Navidad) y no sé todavía si me decidiré a hacer colección, aún no los enseño. Lo que me cautivó fue este neceser de rejilla y plástico transparente con una enorme estampación de Hello Kitty.

Mi nuevo neceser


Me costó solo cuatro euros: ¿Quién dijo que lo kawaii era por definición caro? En mi niñez las monerías de la firma Sanrio eran prohibitivas, pero ahora se han democratizado bastante. Aclaro que no me muero de amor por Hello Kitty desde el punto de vista estético, pero sí por los recuerdos que evoca en mí: además este neceser me parece muy bonito..., y muy útil.

Terminé la tarde en Fuencarral con Tita Hellen, Subflava y La Tía Maruja.  Hicimos un recorrido muy amplio que incluyó visita a The Body Shop, Kiko, el Corte Inglés de Sol y cena en Rodilla (un sábado a lo grande, ya veis), pero hoy me detengo en una tienda de la misma calle Fuencarral que nos descubrió Subflava y que se llama ¡Zakka!
Zakka (Fuencarral, 90) recuerda a un Ale hop pero sin horteradas. Se trata de un bazar barato  de estética a caballo entre lo "vintage" y el mundo "cupcake" salpicado con notas de humor (por ejemplo unos patos de los de llenar la bañera cuando éramos pequeños pero de peluche que vi a la entrada.) Hay muchas cosas para la cocina, me llevé un vaso medidor con una ilustración de panqueques y un pastillero retro, pero lo que más me gustó de la tienda fueron sus cajas de lata.

Caja de lata de Zakka: 3 euros
Bien guardados...

Adoro las cajas de lata pero suelen ser carísimas: por eso, cuando encontré esta preciosidad por tres euros pensé en mis coloretes, sombras y labiales de nars que estaban criando polvo y decidí alquilar para ellos esa casita tan cuca. Pronto os enseñaré mi tocador tras este nuevo orden... con sabor kawaii.

12 comentarios:

  1. Me ha encantado la lata...preciosa, cute o lo que haga falta, una gran compra.
    BESOS!

    ResponderEliminar
  2. Dios em ha encantado la cajita de lata, la próxima vez que esté en Madrid iré a esa tienda, aln o vivir allí ahora me pierdo muchas cositas

    y el neceser también me parece precioso

    muackss

    ResponderEliminar
  3. La caja es brutal, es una belleza. Me encanta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Mira que cuando te vi el neceser Hello Kitty di un respingo... Sin embargo leerte me hace pensar: ¿por qué no dar cabida a las "monerías"? ¿Por qué no volvernos un poquito más tiernos? Definitivamente, debería apartar mi dureza... Venga, hago la prueba ;) Un besito y buen finde, preciosa!

    ResponderEliminar
  5. Tengo ganas ya de ver esa nueva versión de tu tocador.
    Besos, y que viva la ternura!

    ResponderEliminar
  6. No pude resistir la tentación de buscar en google qué es un sonny angel, y en cuanto vi la primera imagen el pensamiento que atravesó mi cabeza fue "que cucada". Es cierto que en el mundo falta ternura, y para mi la ternura es un imprescindible

    ResponderEliminar
  7. La caja es una maravilla.

    ResponderEliminar
  8. Viva la ternura. Y a mí ese neceser me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  9. Mira que lo pasas bien... Me apunto las tres tiendas., que vivo en Madrid y no las conocía.

    M.

    ResponderEliminar
  10. Esperemos ese post sobre tu tocador, que hace mucho que no lo vemos por aquí :)

    ResponderEliminar
  11. Te lo dije in situ, y te lo repito ahora, me rechifla la caja, la veo millones de posibilidades. Tenemos que hacer visita a la calle Piamonte, lo veo claro.

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Huy, está en remodelación. Este fin de semana no he adelantado nada, así que ese nuevo orden tardará.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.