Señores de Givenchy, ¿por qué retiran los maravillosos Rouge Interdit Shine?

5/20/2015
Señores de Givenchy:
Adoro su preciosista línea de maquillaje. Me hace pensar en Audrey Herpburn y en Liv Tyler y me hace desear la elegancia, exterior e interior. También me recuerda que el verdadero lujo, el único lujo necesario en estos tiempos de "vacas flacas", es aquél que remite a la Belleza, que regala luz a la mujer y le hace sonreír y sentirse guapa. Es eso lo que logran ustedes cada día, con inspiración artística que dura un segundo de incendio y con el trabajo callado que dura toda la vida después.

Rouge Interdit Shine en Sunshine 

Recuerdo cómo me asomaba de adolescente al mueble expositor de su exquisita marca, y evoco ahora mil momentos entretejidos con su historia.
Pero ninguno como el instante en el que descubrí la magia que encierra un pintalabios, cómo se puede iluminar todo el rostro con un gesto único. Y ese hallazgo para mí tiene un nombre: su barra de labios Rouge Interdit Shine en el tono Sunshine. La contemplaba con éxtasis en una época en la que ni soñar podía con su compra, y al final la adquirí el verano pasado, en unos días decisivos para mí, ya que estaba sopesando una de las decisiones más importantes de mi vida: la de adelgazar en serio. Concederme ese pequeño capricho alumbró esas horas y me encaminó en la buena dirección.

Así quedan en el labio 

La última vez que acudí al rincón Givenchy en la portentosa perfumería Nan'Belle de Haro, vi  una nueva gama de labiales, lo cual siempre es una alegría..., pero mis amados Rouge Interdit Shine  habían volado. Y este tono amanecer o atardecer que tanto ha significado para mí, coral rojizo dorado... brilla por su ausencia.
Me acometió un rapto de nostalgia, y le escribí una elegía:

PLANTO POR UN PINTALABIOS

Mudanza tras mudanza, sobrevivo
a los expositores de labiales
nuevos, radiantes, siempre futuristas
y a la última moda.
                                    Me gustaba
mi viejo pintalabios rojo labio,
amanecer, dorado y encarnado,
con ese brillo húmedo que fue
rabiosa actualidad hace ya décadas,
y van y me lo quitan.
                                        Venden una
nueva versión, mejor, seguramente:
más cremosa, más cool, envuelta en cuero
y con cincuenta sombras.
                                               Devolvedme
la luz de aquellos labios de verano
limpio y ligeramente sonrojado.
Prefiero aquel rubor, aquella tarde
que no destruirá campaña alguna
de márketing, el rojo de mis sueños,
atardecer y llave hacia otra patria
donde los besos viven para siempre.


Si escuchan mi llanto, les pido que me devuelvan este rojo que no es rojo, que vuelvan los traslúcidos envases al mueble expositor o al menos que se incluya su tono en la nueva gama...

Con admiración,

Adaldrida.

15 comentarios:

  1. Te entiendo. Cuando retiraron el que fue mi primer pintalabios del mercado, lo busque por activa y por pasiva, y nunca más lo volví a encontrar, y, cuando creo ver un símil, se me van los ojos y las manos detrás.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Con estas cosas pasa lo mismo que con los perfumes. Hay que ir a los cuatro o cinco colores que nunca se van a retirar, como el rojo de Ava Gadner de Dior.

    ResponderEliminar
  3. Que arte tienes preciosa.
    Que pena por esos pintalabios que retiran, a mí me ha pasado con el labial de Catrice Ginger and fred, lo tengo cómo oro en paño porque lo discontinuaron la temporada pasada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ole, ole y ole!!
    Me quito el sombrero con tu elegía, me dejas sin palabras. Qué más quisieran los de givenchy tener tu arte y sensibilidad ;)
    Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
  5. Que tono tan natural!
    Y que arte tienes!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Es que duele mucho cuando se llevan un color que era el tuyo.
    El poema es muy bueno, ¿lo pondrás en tu nuevo libro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, al final he decidido que "no pega" con el resto y lo he sacado, por eso lo "publico" aquí.

      Eliminar
  7. No lo he probado y es precioso y aunque pienso que ningún poti es insustituible da rabia cuando algo nos gusta mucho y dejan de fabricarlo!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  8. El mismo sabor agridulce nos dejan las ediciones limitadas ¿no crees?. Además, cometemos el error de guardar esos productos que descatalogan para ocasiones especiales que nunca llegan, terminando marchitándose en nuestros tocadores y en la siniestra tumba del cubo de la basura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso no me acaban de convencer las EL, aunque con ellas vas concienciada. Y es verdad que lo que no usas, no lo disfrutas al final.

      Eliminar
  9. Hola! Me podrías decir los títulos de tus poemarios? Muy bonito color,super sutil con su discreto dorado....ojalá encuentres suplantación.
    Saluditos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primero se publicó en 2002 en una editorial sevillana y es inencontrable pero los otros Sí se encuentran en librerías especializadas :
      - Pampaluna (colección Adonáis)
      - Mirar el fuego (Pre -textos)
      -La llave dorada (Colección Adonáis)

      Eliminar
    2. Yo tengo un ejemplar de Mirar el fuego firmado por la autora.

      Eliminar
  10. Que rabia da cuando retiran un producto que te encanta. La verdad que el color es precioso, muy muy bonito, ponible y favorecedor.
    Una sugerencia, si te gustan los tonos entre naranjas y rojizos con un punto dorado échale un ojo al Charismatic de MAC, tiene ese punto, aunque es un poco más intenso en color que el que muestras. El acabado es lustre por lo que es modulable y traslúcido como el que muestras. Espero que te guste, a mí me gusta mucho.
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias, lo buscaré.

      Eliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.