El poder del agua mineral: "tips" acuáticos y VLOG sobre la desembocadura de un río

8/25/2016
A la tierna edad de cinco años enarbolé una encendida declaración de amor al agua: "quiero agua, pero mucha, pero toda, pero hasta el cielo"... Toda una amalgama de anáforas, metáforas e hipérboles de mi entera invención que resultaron ser un anticipo de mi vocación poética y de mi desenfrenada pasión por el líquido elemento.

Mi foto creativa con una botella de Solán de Cabras

Desde entonces bebo mucha agua, demasiada según los cánones, pero dentro de la moderación que gobierna mi vida últimamente es bueno que haya algo desmedido e irracional. Y no hay placer más sano, ni más barato. No hay mejor remedio para hidratar la piel desde el interior.

Entre todas las aguas posibles, el agua mineral triunfa. Mi padre suele bromear diciendo que yo "tengo un Master en aguas minerales": Me gustan las de mineralización débil, bajas en sodio, y me disgustan profundamente las "preparadas" que no nacen de un manantial como Aquafina del grupo Cocacola. Aunque sea pobre en sodio no me gusta nada Bezoya, posee un sabor raro que no me parece puro. Lanjarón también tiene un sabor especial pero en cambio me gusta mucho, sabe a montaña.
Y obviamente tengo varios favoritos:



- Evian: la más chic, la más cara, muchas celebrities (sobre todo francesas) la vaporizan sobre el rostro, y cuando vivía en Sevilla solía usarla para completar el desmaquillado.

- Solán de Cabras: mi favorita por sabor y por estética, ¡esas eternas botellas azules han protagonizado incluso poemas en mi último libro! Y también protagonizaron esta foto mía, realizada hace muchos años con una cámara de móvil ínfima, y que incluso la marca tuiteó e incluyó en su facebook. Por último, con Solán de Cabras suelo realizar mi tónico de cabecera, ya con alguna tableta de Lush, ya con manzanilla artesana de buena calidad.

- Peñaclara: la marca por excelencia de La Rioja, bastante barata y riquísima. Es la que suelo utilizar en Logroño para limpiar mi rostro. Además en el pasado mes de octubre tiñeron sus botellas de un precioso color rosa, y aunque como dice una comentarista a veces se pretende sacar beneficios económicos de la lucha contra el cáncer en un juego poco limpio, este gesto me parece sincero y precioso, y acabo de descubrir que Solán también se apuntó a vestir sus envases con este color.

Podréis pensar que desmaquillarse con agua mineral es un gesto superfluo, pijo y caro, pero para un cutis sensible resulta vital y con un poco de cuidado no se gasta tanto: hoy en día existen botellas de litro y medio en el mercado por menos de treinta céntimos, como las de Fuente Primavera de san Benedetto.

Algunos productos basados en agua

Por último, el agua es elemento principal no sólo en el cuerpo humano sino en muchos productos de cosmética. Dejando aparte las cremas hidratantes basadas en agua, un mar sin orillas, existen tres productos con base acuática que me enamoran:

1.- Bruma facial evian: el agua mineral de mis primeros amores + un práctico aerosol = mi agua termal favorita.
2.- Agua micelar Ureadin Fusion de Isdin: por fin un agua gozosa que desmaquilla a la perfección, hidrata la piel y no la empacha. Lo tiene todo.
3.- Base de maquillaje Face & Body de Mac: están de moda los fondos fluidos con base acuática, y mi preferido es el de Mac, de hecho es la única base de esa firma que me gusta: ligera, fresca y con un acabado precioso.

Os dejo con un vlog en el que paseo por uno de los parques riojanos más bucólicos: el Parque del Iregua, en el que se puede ver la desembocadura del cristalino afluente Iregua en el verde y antiguo río Ebro. Espero que os hagan disfrutar sus refrescantes imágenes:



13 comentarios:

  1. Me ha encantado cómo has enfocado el post, cuando escribes, te rezuma poesía como una fuente emana agua ;)
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Interesante tu foto.
    A mí Solán de Cabras se me hace empachosa, qué cosas. Me sacas de Fuente Liviana, y pocas son las que se salvan, pero, cuando no hay otra, te apañas.
    Coincido contigo en que prefiero Lanjarón a Bezoya.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Que bonito reportaje, cuando era pequeña me bañaba en el iregua, ¡creo que voy a llorar de emoción!

    ResponderEliminar
  4. ¿Para qué sirve la bruma facial de evian? Ay...que poco entiendo de "potingues"

    ResponderEliminar
  5. Tiene todos los usos de un agua termal: como tónico y para calmar la piel sensible, también para refrescarla tras la depilación, sol o en días de calor.

    ResponderEliminar
  6. Nunca vi esa bruma de Evian, la buscaré. Si no la encuentro, ¿qué aguas termales me recomiendas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan mucho el Eau de raisin de Caudalie, más aún el agua de LRP que es fantástica, y también el agua de Uriage que además tiene muchas propiedades.

      Eliminar
    2. Yo he visto la bruma de Evian en Primor on line. Es carilla, yo no me he animado, no sé cuánto durará.

      Eliminar
  7. Evian es bien.Bezoya es mal. 100% de acuerdo XD
    M.

    ResponderEliminar
  8. Pedazo de video, qué murmullo de relax. Valoro mucho el agua y viniendo de una tierra semi desértica, la disfruto y cuido todo lo que puedo. Solán de Cabras es también mi favorita, sin embargo, las bases face&body no han logrado cautivarme. Besos!

    ResponderEliminar
  9. Pedazo de video, qué murmullo de relax. Valoro mucho el agua y viniendo de una tierra semi desértica, la disfruto y cuido todo lo que puedo. Solán de Cabras es también mi favorita, sin embargo, las bases face&body no han logrado cautivarme. Besos!

    ResponderEliminar
  10. Eres sibarita del agua¡¡¡
    A mí al contrario que a ti me gusta mucho Bezoya, es la que consumo en el trabajo, me he acostumbrado y soy incapaz de beber Font Vella o Viladrau o Lanjarón.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado el post, y como lo cuentas. Yo también bebo agua mineral siempre y coincidimos en muchas aguas favoritas.
    Por otro lado mí me encantaría cuidar mi piel y pelo con agua mineral (sobretodo porque en mi ciudad el agua tiene mucha cal) y algunas veces lo hago. Eso sí, las brumas y aguas termales nunca me faltan!
    Un besote!

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.