Cupuaçu de Ziaja (mi primer autobronceador, ¡chispas!)..., y ganadoras del sorteo

8/29/2017
Después de llorar un mar de lágrimas por el paraíso perdido, después de abrir los ojos y descubrir de nuevo la belleza de la ciudad donde trabajo, después de emocionarme de nuevo con mi trabajo y con las personas que me rodean... llega la puesta a punto y la inevitable comparación: todos y todas lucen un perfecto bronceado, y yo sigo blanca cual damisela británica.
Y no me importa tener blanca la cara, incluso brazos y escote, pero ay, las piernas son otra canción. Nunca mais, gracias a Ziaja.

Tras dos días de aplicación...

Jamás antes me había atrevido con una loción autobronceadora debido ami legendaria torpeza y a dos legendarios mitos que circulan entre la gente corriente sobre el asunto; este tipo de productos deja manchas amarillas y huele mal. Muy mal.
Por culpa de estos razonamientos, el aspecto de mis piernas durante estos tres o cuatro meses de buen tiempo y vestiditos fue este:

El antes: la diferencia es evidente

Espero que no se me juzgue mal si digo que mis piernas no me gustan especialmente. Vivimos en un tiempo tan gobernado por la gordofobia y el miedo a la anorexia, que hemos caído en el otro extremo, la trampa de lo políticamente correcto: ya no se puede decir la verdad sobre una misma sin que te acusen de quererte poco.
Y yo me quiero, pero si me sobran kilos intentaré bajarlos y vestirme de modo favorecedor. Está genial el hastag #freethemolla, pero un espejo y utilizar el sentido común a nuestro libre albedrío también es estupendo.
Respecto a mis piernas, no soy gordófoba (sería yofóbica entonces, menudos términos), pero tengo varices y soy paticorta. That´s life. También tengo una buena piel, sé sonreír y no escribo mal. Incluso a veces alcanzo momentos de lirismo muy bonitos, mis dos últimos poemarios me parecen buenos, pero mis varices parecen el mapa del metro de Londres, oiga, y no hay remedio.

No, no la regalaban con In Style... es solo atrezzo

Por las características de mis piernas, esta poca longitud y esas venas que los médicos han calificado de no peligrosas pero yo califico de anti estéticas, suelo utilizar mallas o medias hasta que no aguanto el calor.
Sin embargo en mi segunda visita a Vitoria, terminando ya mis vacaciones, me topé con un bote de la tan aclamada línea Cupuaçu de Ziaja en las perfumerías Arenal. Esta gama ha estado muy presente en redes sociales y yo hasta ahora no había picado con nada por escuchar que su aroma era similar al del champú de vainilla y galleta de la misma firma, que no soporto.


Nada más lejos de la realidad: estos productos huelen a nuez de brasil, como los famosos del mismo ingrediente de The Body Shop. Un aroma muy dulce, pero no en la línea del azúcar de golosina sintética sino ahondando en la idea cálida, sensual y más natural del caramelo y el chocolate. Me chifla sin empachar.
Pero vayamos a la loción en sí: es blanca y huele riquísima como toda la línea, es ligera y algo siliconada pero se extiende muy bien, contiene químicos y buenos ingredientes al cincuenta por ciento. Cuesta seis euros con cuarenta y nueve céntimos en europa. La apliqué con más miedo que vergüenza, después de exfoliar e hidratar muy bien mi piel, hidratar muy bien mi piel,con moderación en las rodillas y empeine, y al día siguiente mis piernas aparecían doradas, uniformes, y con el mapa del metro de Londres (imagen número tres, pierna derecha), mucho más atenuado.

con mis sandalias azules de Pitillos

Lo cual me permite usar y abusar con alegría de mis nuevas sandalias, unos Pitillos de charol azul noche que me regaló mi madre en la zapatería Cabezón de Haro y que me han vuelto loca de alegría. Estilizan el pie, la pierna y a una hobbit pija enterita. Sobra decir que estoy hechizada, me fascina el producto y todas sus posibilidades...

Y llegó el momento de decir cuáles han sido las dos ganadoras del sorteo La vuelta al cole:
- pack Uno (Instagram): número nueve, correspondiente a la terminación del número premiado en el sueldazo de la ONCE del 26 de agosto: Caro (@Minilittlecaro)
- pack Dos (blog) número cinco, correspondiente a la terminación del número premiado en el sueldazo de la ONCE del 27 de agosto: Ana I.

Podéis escribirme un comentario en la entrada del sorteo, que no publicaré, con vuestra dirección de correo electrónico. Un gran abrazo y gracias a todas las participantes.

12 comentarios:

  1. Pensé en comprarla, pero como dices, yo soy de las escépticas por miedo a las manchas en ropa o los pliegues en piel. Sabiendo esto, la buscaré.

    Hija mía, lo de las varices es una tecla, encima hereditarias, mis padres las tienen y alaaa, que aunque hagas deporte no hay manera, pero bueno, es lo que dices, uno se acepta y se quiere y por eso no se abandona, porque la salud también es síntoma de autoestima.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener las precauciones de usar mano ligera en pliegues y esperar a que se seque, pero va genial. Yo sólo me extralimité en el codo pero fue culpa mía, me salió una mancha anaranjada pero con exfoliante ( ni siquiera limón, sólo exfoliante) se me fue en un día. Lo contaré en otra entrada.

      Eliminar
  2. Yo no lo he usado por pura pereza, pero sí, huele a nuez de Brsil, lo comenté en mi post sobre la línea.
    Las piernas te han quedado preciosaso, y no pasa nada por decir que alguna parte de tu cuerpo no te gusta, todos tenemos amores y desamores en nuestro mapa personal.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Adaldrida. Soy Ana I y ya he dejado mensaje en la entrada del sorteo.
    Muchísimas gracias guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada 😊 Felicidades. Hoy estoy de viaje pero mañana te contesto.

      Eliminar
  4. Pues te deja un acabado muy bonito. Y como dices, conocer y asimilar lo que a una le gusta de sí misma y lo que no, es un síntoma de madurez (y es que vivimos en una sociedad taaaan infantil).
    Enhorabuena a las ganadoras y un besazo!

    ResponderEliminar
  5. yo soy adicta a los autobronceadores al principio del verano y luego toda la temporada en la cara. Y es que me pongo morena enseguida pero en la cara no quiero que me de nada el sol por el tema de las manchas y si no uso autobronceador se nota demasiado la diferencia. Me ha encantado tu reflexión, muy acertada y es que no tenemos derecho a decir que no nos gusta algo de nosotras, pues vaya

    ResponderEliminar
  6. Yo es que me niego al autobronceador, ya tengo numerosas obligaciones de cuidado personal. Enhorabuena a las ganadoras. Bss

    ResponderEliminar
  7. Este tipo de productos no son para mí. Tengo la fobia que toque para el bronceado, el colorcito o como queramos llamarlo.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Rocio!! Te he escrito un comemtario en el post del sorteo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Comprendo que haya personas a las que no les guste este tipo de productos, de hecho a mí misma me daba bastante miedo y creo que no me hubiera gastado en un auto bronceador más de los siete euros escasos que gasté.

    ResponderEliminar
  10. Ah pues te queda radiante ese tonito, creo que te copiaré el invento porque tengo las piernas que si me da el Sol refleja jajajajaja
    Un beso.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.