Paleta Lemonade Craze de Maybelline... y tardes de verano

8/22/2018
Maybelline es una marca de gama media perteneciente al grupo L’Oreal, que tiene en su haber aciertos y fracasos.  Me parecen realmente buenas sus máscaras de pestañas, me gustan sus labiales y ni me acerco a sus bases de maquillaje.
Respecto a sombras de ojos era una firma bastante mediocre hasta que llegó el reinado de las paletas: de repente, floreció.


En mi adolescencia lo normal era tener unas cuantas sombras de ojos sueltas en polvo, no existían en el mundo comercial los formatos en lápiz o crema y las paletas eran artículos de lujo: recuerdo esos cofres de Lancôme que de repente alguien muy generoso te regalaba en Navidad y te volvías literalmente loca...
Pero de unos años acá el reinado de las paletas se ha impuesto, instaurado y, evidentemente, democratizado: marcas low cost como Essence, Catrice y Kiko las venden, y Maybelline se unió al festival tímidamente con su colección de nudes, rosados, sonrosados, ahumados...


Hasta ahora, nada nuevo bajo el sol. Pero de pronto en pleno verano se desmarcan con una paleta de "colores cítricos" en un envase amarillo neón y con un nombre refrescante, bautizada por la youtuber Dirty closet como "la mejor paleta de Maybelline que he probado"... Y, por supuesto, ¡eso tenía que probarlo yo!
y es una paleta original, fresca, vitaminada y muy útil:


En el centro nos ofrece tres sombras neutras (dos mates, una satinada) y un iluminador oro pálido plagado de purpurina que, en la piel, mágicamente desaparece dejando solo brillo, como veremos después.
A su derecha, cuatro sombras de tamaño normal, mates y con brillo, con un matiz cítrico, cálido y neón al mismo tiempo.


Comenzamos con Sugar coated, un bronce chocolate metálico absolutamente impresionante.
Continuamos con Coral punch, un melocotón cremoso muy pigmentado.
Lemonade craze, el amarillo cálido y ácido que da nombre a la paleta, es sinceramente algo difícil de trabajar. Y finalizamos con Sunnes que es sin duda mi sombra luz favorita de los últimos tiempos: muy blanca pero nada artificial, ilumina de una forma discreta pero eficaz.


La zona izquierda de la paleta gira en torno a la idea tan cool y refrescante de la "limonada rosa", y fue la causante de elegir como atrezzo de esta reseña las hadas y princesas Playmobil de mis sobrinas, que asistieron divertidas a la sesión de fotografías y al maquillaje posterior.


En primer lugar aparece Oldfashioned, una sombra que no es totalmente mate ni tampoco satinada, tiene un brillo muy sutil y un color chocolate tendente ya a los tonos bayas muy bonito.
Seguimos con Icepop, rosa fucsia mate, y con mi clara favorita de la paleta, junto a Sugar coated y al iluminador: Strawberry lemonade, un brillo infinito de color batido de fresa. Berry ice es rosa bebé, mate y decepcionante por lo mucho que parchea.
No tenía nada igual en mi tocador y pienso utilizarla en lo que resta de verano, primavera, otoño e invierno.


Tiene sombras muy rescatables en los meses de castañas asadas, como Oldfashioned o como la cobriza Sugar coated, que en este primer maquillaje he difuminado a ras de pestañas inferiores. Sunnes brilla bajo el arco de la ceja y en el lagrimal.
Como mi sobrina Carmen se había encaprichado del labial Candy yum yum de Mac y me pidió un look con él, en el párpado móvil utilicé la sombra fucsia Icepop, algo amortiguada porque en la cuenca extendí Sweet Tea, mate y neutra tirando al “mauve”, y en esquinas internas y externas el melocotón pastel Coral Punch.


Pero mi gran sorpresa con esta  paleta no ha venido del lado de los párpados, ¡sino de las mejillas! Se me ocurrió aplicar un toque generoso del glitter dorado Main Squeeze (la sombra inferior izquierda del cuarteto central), con poquísima esperanza, pensando para mis adentros "esto va a parecerse mucho a Carnaval".., cuando miré mis pómulos y ¡oh luz! Hacía mucho tiempo que mi piel no parecía tan sobrenatural. De veras, solo llevo debajo unos toques del corrector Close Up en el tono Light Peach de Nabla, y un brochazo del colorete Peach de L´Oreal, y éste es el resultado:


En plena vida vacacional y familiar, dejándome seducir por la paleta Lemonade craze de maybelline... ¡y por el Chardonnay!
Dedico este post a Carmen y María Aramendía, las mejores sobrinas del mundo.

11 comentarios:

  1. Ese look de ojos con el labial te queda de fábula!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho el look que te has hecho con ella. Ayer la tuve en las manos, por el 3x2 de Primor, pero al final piqué con otra de la marca: estoy tan morena que este tipo de tonos ni se me percibe.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Los amarillos suelen ser complicados de trabajar, es uno de los pigmentos más difíciles. La paleta es muy mona, pero no creo que pique con ella.
    Por cierto, no sé si estaré equivocada o no, pero tenía entendido que las sombras centrales, las más grandes, eran para mejillas, sirectamente, aunque se puedan usar como sombras de ojos.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que me pareció, pero Sweet tea es también es perfecta para transición.

      Eliminar
  4. Qué monada las Playmobil, hacen las fotografías muy bonitas.
    M.

    ResponderEliminar
  5. Mujer pero a lo mejor poniendo una base debajo el amarillo resalte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, voy a intentar hacer un cut crease con un poco de corrector debajo, a ver si me sale, lo contaré en otro post...

      Eliminar
  6. Me vas a odiar por lo que voy a decir, pero me parece muchísimo más bonita por colores esta paleta que la peachy de Too Faced... por tonos es más sorprendente y atrevida y la pigmentación se la ve sedosa y decente.

    Me parece una gran inversión.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te odio porque pienso lo mismo que tú 😂

      Eliminar
  7. Los tonos son preciosos.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.