El rescate de Gadirroja: labial Candy Yum Yum de Mac (el Boom)

9/13/2021

Noelia, Gadirroja, La Pinturera… Tres maneras de llamar a una única inspiración blogger en mi vida y en la de muchísimas otras mujeres: un volcán de creatividad.




Su espacio está madurando y evolucionando, pero mantiene una sección coral de lo más inspiradora, el Rescate, en el que nos anima a sus colegas de blogosfera a rescatar un producto vintage en nuestro fondo de tocador… y crear un look actualizado con él.




En este mes proponen recrear un maquillaje con un una marca que fuera  un Boom en el pasado: ya se sabe que el mundo la belleza funciona a veces a golpes de moda y obsesión…

Y el primer Boom que yo viví fue en la segunda mitad de la década de los dos mil con las barras de labios de Mac. En general la histeria colectiva afectó a la firma entera, prestando su nombre incluso a foros  de belleza: ¿recordáis Maccounter?




Entre sus labiales, fueron un auténtico estallido y superventas el Russian red, el Ruby woo y éste que os enseño: Candy Yum Yum, un fucsia mate neón que estuvo agotado por mucho tiempo… Y que no pude adquirir hasta 2017, en Roma, porque lo rescataron para una colección de labiales míticos de la casa.




Desde entonces es uno de mis tesoros de tocador, y no por superventas sino por compra romana, en un momento de mi vida muy especial.

Es fuerte por su acabado extremadamente neón, ácido, casi flúor, y por su matiz frío, pero tiene un matiz dulce, como algodón de azúcar con un punto irreverente...




Me fascina la luz que aporta, literalmente enciende el rostro; el matiz violáceo que posee  y su cremosidad: siempre se ha achacado a los labiales mates de esta casa la idea de que eran muy secos, cosa que con el Candy Yum Yum no sucede.




Y le he dedicado toda una sesión fotográfica en el jardín de la casa de mis padres en Sevilla, con flores y vegetación, con ese esplendor del fin del verano…, y con un look que incorpore productos de última generación.

Candy Yum Yum es cremoso pero mate: le cae muy bien una piel empolvada, y el maquillaje solar en polvo spf 50 de Kiko Milano, en el tono dos, es mi opción favorita... desde que la marca lo lanzase en el pasado verano dentro de la colección Unexpected Paradise...





También he recurrido a Kiko para los ojos, utilizando tanto su delineador retráctil negro como el precioso Longlasting Stick número cincuenta y siete. Todo ello sublimado por el último grito en máscaras de pestañas: la versión waterproof del nuevo Size Up de Sephora.

Sonrojé las mejillas de forma muy ligera con el colorete Peony de KVD, marca de rabiosa actualidad..., y la magia llegó sola, gracias al poderoso labial y a las flores que me rodeaban.

6 comentarios:

  1. ¡Muchísimas gracias por esas palabras tan bonitas, Rocío! ¿Quieres creer que nunca me hice con el Candy? Yo tengo el Girl about town, que es más oscuro, más azulado, pero este me parece precioso y a ti te sienta divino.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tuve el Girl about town y no me gustó, precisamente por tener un matiz demasiado azul. A pesar de que blanquea los dientes como efecto óptico, no me gustan los labiales azulados, ni en rojos ni en rosas. Antes del Candy Yum Yum, mi fucsia favorito de la marca era el Impassioned, que tenía ese punto ácido tanto que me gusta.

      Eliminar
  2. Con ese toque turquesa en la línea inferior de pesañas, te queda de escándalo, me encanta el toquecoqueto y descarado que te aporta.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco tengo ese labial, tengo un supuesto «clon» de Flormar e hice bien en comprarme el clon porque aunque el color es muy bonito sabía que en mí le iba a dar poco uso, ¡ya que no soy muy de rosas absolutamente para nada!ja ja ja

    Pero te queda muy bonito y más con esa mezcla del turquesa de Kiko en los ojos.


    Besos

    ResponderEliminar
  4. Qué chulísimo ese toque turquesa...
    M.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra que os guste este toque turquesa, lo pensé y supe que era lo mejor para este labial. Llevo todo el verano con este jumbo y me niego a sacarlo del neceser, ¡en otoño también me va a acompañar!

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.