Mi planta de aloe vera

Estoy derretida y sofocada, pero feliz. Esta tarde comienzan mis vacaciones y me voy a Sevilla, donde llueve y llueve: lluvia mágica sobre mi pelo. Hoy me he levantado con la música de Siempre Así tamborileando en mi cabeza: y cuando vuelva a Sevilla en primavera... Estoy "radiante de cansancio", expresión que he tomado prestada del poeta Miguel d´Ors y que me fascina. Cuando el trabajo se desborda, pero ese mismo trabajo llena tu vida y le da sentido, llegas a ese estado, mezcla de Nirvana con ojeras. Y, para llevarlo con más alegría si cabe, lo mejor es gastar la mañana de un sábado en una feria de viveros, contemplar flores y plantas caracoleando por doquier y llegar a casita con la mejor inversión cosmética de tu vida: ¡una planta de aloe vera!

LLegó a mi vida hace un mes y fue una auténtica ganga: me costó cinco euros en esa feria florida de la que os he hablado. Entonces era mucho más pequeña y pobre, y traía una maceta ridícula sobre la que sus cuatro hojas bailaban peligrosamente. La puse en mi balcón, a la luz pero resguardada del viento, y la regué con agua filtrada (libre de cloro) dos veces al mes como me habían aconsejado.

Y voilà! Así de hermosa ha aparecido ante el disparo de mi cámara. Le está naciendo una hojita nueva porque arranqué una hace una semana para usar el gel como cosmético. Si lo haces desde la raíz, la planta no sufre y se regenera.

El gel de aloe vera puro, puro purísimo, recién extraido de la planta, es lo más rico que le puedes ofrecer a tu cara: frescura natural, vitamina pura. El aloe vera es rico en antioxidantes, oligoelementos y vitaminas. No es la sustancia que más hidrata de la naturaleza, para eso sirven la manteca de karité, el aceite de argán o el de oliva... La gelatina transparente que nace de una hoja fresca de esta solitaria y hermosísima planta posee otras funciones:

- Calma la piel.

- Borra los granitos. Es el milagro anti grasa: vence el problema desde la raíz porque penetra en la piel en profundidad, y la sanea.

- Es la mejor ampolla de belleza con efecto Flash que yo he probado. Alisa al instante la piel y la ilumina.

No la puedo meter en mi maleta... ¡pero ganas no me faltan!

12 comentarios:

  1. yo tb adquiri una en un vivero y es lo mjor!! ahora he leido que la planta tiene q tener 3 años para q el aloe tenga todas sus propiedades ... una putada vaya

    ResponderEliminar
  2. hola desde Gea!! te echamos de menos!! cómo te va por el norte?? besos

    ResponderEliminar
  3. Mira que está bonita, cuídala, que es toda una inversión.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. jajaja qué risas lo de la maleta...espero que te dure!! Besos!

    ResponderEliminar
  5. Nena, yo tengo 5 o 6 en mi mini balcón pero ninguna de ese color tan hermoso cómo la tuya.
    ¡¡Feliz vuelta a casa!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo una con muchas hojitas pero no tan altas! Y ademas, la tuya tiene mucho mejor aspecto! Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Alivia quemaduras solares o quemaduras por accidentes domésticos de pequeña intensidad, ayuda a cicatrizar ampollas de los zapatos, mejora ligeramente las bolsas, y en mascarilla 15 minutos atenua un pelin las arrugas si no estan muy marcadas.

    Yo corto cachitos y los meto en un tupper que no sea muy grande, piensalo para la maleta. Besos

    ResponderEliminar
  8. En toda casa deberia haber una! Yo llevo años con varias en casa y son una gozada para la piel, eso sí, para que la planta nos de todas sus propiedades debe tener al menos dos años de vida.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué bonita!

    ResponderEliminar
  10. Mi novio fue quien me enseñó todas las maravillas de la plantita de aloe. él la usa en lugar de crema y le queda la piel super suave.

    ResponderEliminar
  11. el aloe vera es bueno también como aftersún.
    Buena entrada.

    ResponderEliminar
  12. Un amiga de infancia con problemas de acné en el escote y espalda lo ah usado durante años y no veas cómo le ha mejorado.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.