Nars en Vitoria: al fin el múltiple South beach & nuevos Velvet shadow pencils

Decíamos ayer... que estuve en Vitoria, ciudad que me emociona casi siempre y más en un ambiente pre fiestas (por cierto, hoy se celebra a la Virgen Blanca: felicidades a todas las Blancas, Nieves y Edurnes que me estén leyendo); y además de conseguir el fetiche de los fetiches, es decir, el neceser de la colección Cubanita (amén de dos productos ya reseñados en este espacio), me dejé caer por Sephora y por el Corte Inglés, nada más que por seguir la tradición.


En Sephora estuve mirando con ojos golosos los nuevos iluminadores Dandelion Twinkle de Benefit, pero acababa de caer con los Cubanita de Essence y con los dorados de la colección Fall 2.0 de Kiko que encontré en la misma calle Dato vitoriana, qué suerte la mía, regalando acto seguido los iluminadores bronces a mi madre, así que no me tentaron mucho..., y los nuevos sets de súperventas de la firma americana con neceser brillante que son una cucada, pero me acababa de embolsar el neceser de Cubanita..., así que sintiéndome virtuosa salí de la perfumería con la cartera intacta: claro que sabía que en el rincón de Nars de El Corte Inglés no iba a correr la misma suerte.


¿Cuántas veces he repetido en este espacio lo mucho que añoraba mi preciado Múltiple South Beach de Nars? Una barrita empolvada, un tono bronce melocotón jugoso de pleno verano y una fórmula no comedogénica, libre de alcohol y de siliconas oclusivas y, hasta hace más o menos un mes, libre de crueldad animal.
Es una pena que mi marca favorita haya decidido comercializar en China, pero no voy a ser hipócrita ahora diciendo que lo que me parecía maravilloso antes se me antoja un aborto del infierno... He pecado, mea culpa, llámame consumista pero no mentirosa: reconozco mi debilidad. Me chiflan los productos de esta marca, el buen hacer de François Nars y sus artistas del maquillaje, su creatividad..., y pese a que pueda condenar sus políticas de ventas, no creo que deje de comprar en Nars nunca.

Primer "swatch" que realicé, ever
Vuelvo a tener en mi poder este color único, esta textura jugosa pero de terciopelo. Este baile de tonalidades bronces, cacao, amelocotonadas, este destello dorado cobrizo en la piel. Os ofrezco la fotografía que realicé hace casi nueve años, cuando mi gran amigo el poeta Pablo Moreno me lo trajo como regalo de Nueva York tras su luna de miel. Era mi primer retrato de un maquillaje y, por decirlo de un modo fino... dejaba que desear. Mejor este de unos, muchos, años después pero del mismo producto:

En él podemos apreciar, también, su versatilidad, pues está aplicado en los labios además de los pómulos. El múltiple cuesta más de cuarenta euros pero me ha durado más de siete años, y nunca me ha irritado la piel. Lo he metido en mi neceser de Cubanita con una polvera de protección cincuenta de Be+, un peine de resina, un gloss y un par de sombras de ojos en barra: ése es todo mi maquillaje en vacaciones y todo lo que llevo en el bolso o mochila.
Esas dos sombras de ojos en lápiz que llevo conmigo a todas partes en este verano son también de Nars: barritas muy similares a los queridos Longlastings de Kiko, aunque valen veintisiete euros en lugar de siete, lo cual indica alguna diferencia, creo entender que de veinte euros, ¿verdad?


Pues a pesar de todo en estos dos tonos, Siros y Oaxaca, merece la pena, aunque sea porque los ejemplares de Nars se cierran del todo y se produce un delicioso chasquido metálico, "clac", que te augura dichas sin fin y frescura como del primer día: en cambio los lápices de Kiko andan abiertos todo el rato y terminan secándose muy pronto.
Siros es un precioso marrón miel, de temporada, y Oaxaca un sempiterno color topo, no por ello menos bonito. Y debo decir que los he puesto a prueba hoy, un día en el que he realizado un ejercicio pronunciado con la consiguiente emanación de sudor..., pues al final de la jornada ambos tonos permanecían ahí, irreductibles como guerreros de una antigua aldea gala.

15 comentarios:

  1. A mí los Long Lasting Stick de Kiko no se me han abierto, salvo que se me haya roto la tapa por algún acccidente, y me aguantan años.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Entonces es un misterio, a mí se me abren sin cesar. Y no digo que sean mal producto, al contrario, me chiflan sobre todo los satinados, y el número cinco no te cuento..., pero se me secan porque el tapón nunca hace clac.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo compré con mucha ilusión el número 5 y aplicado en el ojo no me gusta nada. Demasiados destellos. El 39 en cambio... es maravilloso.

      Eliminar
    2. Es que yo soy adicta al topo y el destello, pero en mis párpados más que destello se ve metalizado.

      Eliminar
  3. No eres la única, Rocío: a mí también me pasa.
    Me ha gustado la entrada y hecho gracia esa primera foto
    M.

    ResponderEliminar
  4. Pues a mi tampoco me pasa lo de los longlasting, ¿será según la partida?
    Tienes nariz de muñequita :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que has dado con la solución, Gadi, porque acabo de recordar que los primeros que yo compré hace ya tiempo no se habrían, y estos últimos sí. Debe ser una partida de envases algo defectuosos Debe ser una partida de envases algo defectuosos que me han vuelto algo loca.

      Eliminar
  5. Pues debe ser algín defecto de fábrica, porque el que yo tengo de KIKO, me lo regalon en enero, y hay veces que me cuesta abrirlo, je,je

    Tengo un lápiz de BETER, parecido al de NARS, pero me parece tú tambiés tienes alguno, no???

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Sí, ese lo tuve y lo acabé regalando porque a una amiga le fascinó, pero no descarto volver a hacerme con él pues es muy bueno

    ResponderEliminar
  7. Queremos look actualizado con el South beach y esos jumbos ������

    ResponderEliminar
  8. Son muy chulos la verdad y te quedan muy bien. Pero las formulas en crema no me terminan de gustar por las siliconas.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Helen, muchas gracias por tu comentario porque así puedo aportar sobre los ingredientes de los múltiples de Nurse, algo que se me había olvidado hacer en el post. Curiosamente, a pesar de ser en crema, no contiene más que una silicona volátil, y en cambio en la formulación posee por ejemplo aloe vera.

      Eliminar
  9. Entonces aunque son caros, ¿recomiendas hacerse con un múltiple de "Nars"?
    Si nunca los he probado y no he tenido uno, ¿cuál dirías que debería tener?
    El colorete Orgasm hace años que lo gasto y es el producto con el que siempre repito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale muchísimo la pena, y aunque les han salido clones por ejemplo de Enix no le llegan ni a la suela de los zapatos. Si se te ha terminado el colorete Orgasm, y tu piel es blanca te aconsejo comprar el múltiple orgasm, y si quieres algo que te sirva como bronzer y colorete e incluso iluminador en tono bronceado, el South beach. Yo tengo ambos y no me arrepiento de ninguno, eso sí creo que no me haré con ningún otro tono: los martes son mucho menos polifacético y ponible y los rosas tipo Portofino demasiado rosas

      Eliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.