Philosykos de Dyptique: entre el cantar de los cantares y los banquetes platónicos

9/15/2017
Dyptique es esa firma nicho que hace varias temporadas se puso de rabiosa actualidad y se convirtió en maison de culto gracias a sus velas. Velas que costaban un buen dinero y que las bloggers más profesionales mostraban orgullosas y elegantes al hablarnos de su hogar. ¡Y nosotras pensando que adquiriendo las tartitas de cera de Yankee Candle ya cumplíamos con la debida cumbre del chic!


Pero cuando hablamos de un frasco de perfume, la visión cambia. Nuestra cultura admite mejor la idea de que una fragancia que utilizamos en nuestro cuerpo y es de autor y encima de perfumería nicho "tiene derecho" a ser cara, mientras nos rasgamos (al menos yo me rasgo) las vestiduras cuando una simple vela se atreve a costar casi el mismo precio.
Digresiones aparte... Sí, he vuelto a Roma Store Profumi. Y ha sido aún mejor que la primera vez, porque por la tarde no hay casi nadie y atiende una mujer que es un pozo de sabiduría. Me dejó oler, retratar, hablar de los perfumes sin presionarme (de hecho tampoco esta vez he caído, aunque estoy a punto de hacerlo...), y me explicó varias cosas muy sugestivas.


Por ejemplo, que dejaron de traer L´artisan parfumeur porque los clientes se quejaban de poca permanencia en la piel, y que lo comprobó ella misma. Me hizo entender que son muy conscientes de que lo que venden tiene ya un precio, por lo que desean ofrecer calidad excepcional. Por ejemplo, el frasco pequeño (cincuenta mililitros) de Teint de neige cuesta noventa y cinco euros... Creo que se me ha enfriado el amor.
No, hablando en serio: Teint de neige de Lorenzo Villoresi es algo así como un Ferrari Testarrossa, como una joya de Cartier: algo que se ansía, se conoce, se paladea y deslumbra..., pero luego vuelves al planeta tierra y piensas: me faltan diez años más, un nivel de vida y de importancia mayor para estar cómoda en la piel de este monumento de perfume.
Que en resumidas cuentas era lo que me ocurría con le Mimosa de Annick Goutal.


Y eso, con Dyptique ¿no ocurre...?
Pues depende de la fragancia, como todo. Y de todos los perfumes de Dyptique el que más me atraía era Philosykos: el nombre en griego, que significa "el amigo de la higuera" en clara referencia a Platón fue lo primero en enamorarme. Recordad que soy hija de filósofo y que las teorías platónicas sobre amor y belleza me emocionan.
Pero es que el aroma del higo me encandila tanto o más que el de la mimosa, desde que hace unos seis años descubriera en el Corte Inglés el exfoliante de higo de la desaparecida marca Oleada. Y desde entonces he buscado en perfume un rastro como aquel, sin encontrarlo: las versiones de Roger & Gallet, Caudalie..., eran siempre demasiado verdes, leñosas casi.


En cambio, con Philosykos Dyptique ha logrado un acorde de higos en su punto, dulces, campestres, espléndidos.
Ya os hablaré de pirámides olfativas cuando la compre: ahora solo os digo que, veinticuatro horas después, el tímido y blanco cartoncillo de muestra sigue esparciendo aún su aroma a vacaciones, a Mediterráneo, a reminiscencias bíblicas y helénicas. A Platón filosofando, a Salomón en su noche de bodas, a Jesús dándonos siempre otra oportunidad. 

13 comentarios:

  1. Ya nos dejas con la duda... El olor a higos realmente es muy rico.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho el olor a higo. No he probado la que comentas, pero he tenido una de la marca Tai&Jon, la "Fleur de Figuer" y me encantaba. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja esa marca está en el polo opuesto, y además se vende en Primor que no es santo de mi devoción, pero me alegra que tenga una colonia de Higo. Fue una pena que desapareciera la marca Oleada, porque su línea de higo era maravillosa

      Eliminar
  3. Yo soy más de higo verde que de dulce para la fragancia, pero me intriga ese perfume.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Este es dulce en la salida pero tiene maderas al fondo, es muy rico y complejo. Ahora por ejemplo el cartón huele a cedro y hoja de higuera

    ResponderEliminar
  5. Ay ay ay si lo compras cuéntanos..,
    M.

    ResponderEliminar
  6. ¿Y Womanity de Thierry Mugler?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado intensa para mí, será la nota de caviar 😂

      Eliminar
  7. jejeje, cuando hablaste de que querías conocer Dyptique pensé en ese perfume, pero no me acordaba del nombre, a mi olerlo me hace pensar en el arból no en el fruto como el de Roger & Gallet. Tengo que decir para las amantes de Womanity que está descatalogado no tiene nada que ver con Philosykos (me encantan los dos)
    Un post muy interesante (ay como me gustan los perfumes)

    ResponderEliminar
  8. Creo que Elisabeth Arden tenía una colonia de mimosa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me dijo hace algún tiempo Laura Isabel, una seguidora de IG. Voy a buscarla también 😂

      Eliminar
  9. Emh... anécdota de lectura: no te ha pasado nunca que lees una palabra de pasada y entiendes otra? Pues yo he leído Phoskitos... y claro, me he quedado, pero hay Phoskitos en Italia?

    Los olores de higo bien desarrollados me parecen una gozada: yo te recomendaría que si te enamora el alma, te hags una wishlist, porque muchas veces (o eso hacemos entre mi grupo de amigos) con los regalos caros, los hacemos entre varios y la persona tiene su amorcito y tú no te quedas con cargo de conciencia. Las wishlist salvan vidas.

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Hola! Pues la verdad que sí que me han llamado la atención estos perfumes de los que habláis porque no los conocía.
    Te invito a pasar por mi blog cuando quieras. Bss

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.