Skin Deep Eye Palette de Nars: una paleta, dos looks

5/27/2019
Continúo con esta saga hoy, revisando y poniendo a prueba la mejor paleta de neutros que he probado en mi vida: después de un mes de uso y pasados los fervores de la luna de miel, puedo seguir afirmando que es una paleta de neutros joya: la Skin Deep Eye Palette de Nars.


Sabéis que estaba la primera en mi lista de deseos, y al fin caí con ella. Bendito el día, son los 55 euros mejor invertidos de mis últimos tiempos, ya que no hay mañana que no manche mis párpados con alguna de sus sombras.
El envase es sobrio, negro y elegante, propio de la firma, pero evolucionado: de líneas cuadradas y filos suaves, y de textura mate pero no tan gomosa, mucho menos sucia de lo que era antes:


Y las letras del logo resaltan centelleantes, como un anticipo del esplendor que vamos a disfrutar. Hay una primera fila de básicos en la que destaco el tono piel, algo más oscuro que mi tez por lo que lo aplico con los dedos, suavemente, y el tono ceniza del extremo que se ha convertido en mi comodín para la cuenca del párpado. Y dos sombras marrones centrales, mates y cremosas, que creía que no me darían juego y al final las utilizo hasta para comprar pan:


Una segunda fila que utilizo menos pero aún así tiene dos castaños ahumados poderosos que me hacen el día en solitario con bastante frecuencia:


Y la joya de la corona: la fila inferior que brilla, triunfa, me llama a gritos en cada despertar, pone a pasear mis pinceles aunque sea lunes y lluvia:


Ese topo plateado surcado por mil burbujas del extremo es mi absoluta debilidad y el protagonista de mis looks en el noventa por ciento de las ocasiones, eso sí, acompañado por una estructura en la que marco el párpado con la sombra ceniza y el arco ciliar con la sombra piel: tres sombras que reinan en el primer look que os presento:


Lo mejor es aplicar la tonalidad topo a toques con una brocha tipo lápiz humedecida, a ras de ambos párpados, pero luego acentuar en el centro del párpado móvil con el dedo índice bañado en su fulgor:


Pero, por supuesto, hay que salir de la zona de confort a veces, y para ello me gusta mezclar los tonos oro viejo y cobre de esa fila joya, como hice en el día de la graduación de mis alumnos, estrenando también el labial 55 de la colección Super Barbie de Sephora:


En esa ocasión marqué la cuenca con una de las sombras marrones de la fila básica, apliqué la cobriza por todo el párpado móvil con el mismo pincel humedecido, y luego con el dedo decidí complementar y añadir unos toques dorados en el centro del párpado:


Creo que sobran las palabras para explicar todo el juego que me está dando esta auténtica maravilla, ¿verdad? Sólo resta que vosotras decidáis qué look os ha parecido mejor. 

11 comentarios:

  1. Muy bonita la paleta y los dos looks


    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho la combinación de ojos y labios del primer look. Y la paleta tiene tonos muy elegantes y versátiles.
    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  3. Esa paleta es oro puro!! Muy bonitos los dos looks,pero el primero es divino!! :* :*

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Me ha gustado mucho el primer look!!
    Besitos mil.

    ResponderEliminar
  5. Tienes mucha razón Son los 55 euros mejor invertidos de tu vida los colores celestiales! Te hacen lucir muy guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me has alegrado el día 🤣🤣

      Eliminar
  6. Veo que triunfa el primer look, y a mí también me gustó mucho más. Es que esa sombra topo es maravillosa, y se me ocurrió combinarla con labial fucsia, que es verdad que es una mezcla atrevida pero que fue bien. Es el 53 de los Super Barbie de Sephora. por cierto.

    ResponderEliminar
  7. El primer look ������
    M.

    ResponderEliminar
  8. Ea pues a mí me gusta el segundo, porque me gusta muxo los tonos rojizos

    ResponderEliminar
  9. A ver, si no fuese Nars, que si se te cae te da una embolia de las gordas, sería una paleta de viaje perfecta, tiene tonos básicos, con toques mates pero brillis, fácil de trabajar y capacidad de adaptarse a cualquier estación y circunstancia.

    Pero ya te digo, la metes en la maleta, te la rompen y al hospital del parraque.

    Besotes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.