Mi ritual con The Ordinary: cóctel de vitamina C y activos anti rojeces

8/21/2019
The Ordinary es esa firma que aúna materias primas de lujo, envases de acabado impoluto, con aspecto de laboratorio alta gama..., y precios low cost. Esa marca que protagonizó un auténtico boom hace un par de años y que yo no sabía dónde encontrar, hasta que llegó la perfumería Druni a Logroño y a mi vida.

Mi tocador en Maestu, que ya iba faltando la foto XD

Es, por último, la creadora de tratamientos que me han alucinado. Sin más. Sencillamente, nunca había tenido la piel así:

Sin maquillaje salvo en labios... y sin gafas de sol, lol

Diréis que mi rostro es de por sí agradecido y que las vacaciones, el ejercicio diario y diez horas de sueño ayudan; en definitiva, que siendo feliz así ya se puede, pero a finales de julio mi piel evidenciaba todos los síntomas del estrés: tono apagado gris oficina, las líneas de expresión campando por sus respetos y las rojeces al rojo vivo...
Necesitaba una cura, y al ser sensible esos cuidados se antojan a veces caros...


Sin embargo, esa sensación de tener que gastarse el sueldo en la piel con esta marca se terminó. Tristemente murió su fundador y hubo incluso rumores de cierre, y luego de que el grupo Estée Lauder la había comprado..., pero hoy pertenece a laboratorios Deciem y brilla con más fuerza que nunca en Druni.
Yo decidí estrenarme con uno de sus sérums de vitamina C: los hay con textura de aceite, con base de silicona y una concentración del treinta por ciento que mi tez no soportaría... et voilà, mi elección:


Ascorbic Glucoside al doce por ciento: con base de agua y mucho más estable que el ácido ascórbico.
Me costó menos de diez euros (nueve con noventa) y ya puedo decir que es el mejor suero nocturno que he probado. Se presenta en un gotero de treinta mililitros, práctico pero, al menos para mí, repleto de glamour: ¡la belleza de la simplicidad y la eficacia!


Ingredientes, solo los prometidos, seguidos por unos cuantos elementos beneficiosos para la piel como el Propanediol. No hay alcoholes. ni perfumes, ni derivados del petróleo. Cosmética clínica con honestidad, es su lema, y lo cumplen.
Con ánimo de completar el ritual de belleza nocturna me llevé la crema perfecta para este sérum:


 Magnesium Ascorbyl Phosfate al diez por ciento. Una crema antioxidante que ilumina e hidrata la piel, y que tiene una única pega: se me va como el agua entre los dedos, que diría Siempre así. Me la he bebido: es facilísimo extenderla y ya al tercer día noté la piel mucho más viva, tersa, jugosa.


Pero, a pesar de todo, la sorpresa estaba por llegar.
Para usar por la mañana, como una rutina rápida y sin complicaciones, me llevé este sérum: Euk 134 al 0,1%. Auténtico bálsamo de Fierabrás si padeces rosácea. Ya no tenemos que gastar noventa euros en ninguna delicada botellita de parafarmacia francesa, aunque éstas sean también eficaces y tengan su aquél, que no lo niego.


Pero es que por ocho euros hallé un aceite purísimo en cuanto a su fórmula, (contiene sólo el activo prometido, una molécula que combate radicales libres, y el beneficioso Propanediol), de tacto seco y un apetecible color caramelo. Combate el enrojecimiento, actúa como antiedad y protege la piel aunque yo lo combino con mi bruma spf50.

En primeras aplicaciones ejerce un poderoso efecto de calor, y en pocos días fortificó mi piel y disipó las rojeces: no engrasa pero tampoco pide mayor hidratación, hay que esperar a que la piel se impregne de su suntuosidad pero diez minutos después puedes maquillarte... o no hacerlo, ¡porque no lo necesitas!


Más allá de haber renovado el color de mi pelo tras casi un año, de extender iluminador de Nars y de Urban Decay, de llevar un precioso vestido fucsia y un gloss de Sleek a juego, en la piel que veis en esta imagen, bajo la fina capa de bronceador, rubor e iluminador, llevaba... el sérum Euk 134 de The Ordinary y dos toques mínimos de corrector Shape Tape de Tarte muy difuminados con brocha.
¿Conclusión? En otoño seguiré construyendo mi rutina con productos de la marca: ¡me siento en las mejores manos del mercado!

11 comentarios:

  1. Oooh yo quiero todo. ¿Y no has probado los aceites que es lo último de lo que habla todo el mundo?
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo siguiente que quiero probar, sobre todo el de Rosehip y el Moroccan. En Septiembre lo haré.

      Eliminar
  2. En la última foto estás absolutamente fabulosa! Me apunto el EUK y me permito recomendarte el concentrado de cafeína para las ojeras, eso sí acompañado de una buena hidratación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias 😊
      Apunto también tu recomendación, el contorno de ojos me preocupa.

      Eliminar
  3. Tomo notaq aún no me he estrenado con la firma! Precioso tu tocador! Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo contigo Rocío, el EUK se ha convertido en mi antioxidante de cabecera!

    ResponderEliminar
  5. Me ha intereado mucho el serum, a ver si me acuerdo de echarle un vistazo cuando vaya por Druni.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como también afirma Yolilarose, es un serum de diez. A mí me ha sorprendido y cautivado.

      Eliminar
  6. La crema qué tal te parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha acabado demasiado pronto, pero a conjunto con el serum de vitamina C era un gran rutina. Ahora he vuelto a la crema de aloe vera canario Hidra plus de Atlantia.

      Eliminar
  7. Me has dado ansia viva por ir a probar estos productos❤

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.