El Betadine lo cura (casi) todo

9/11/2010
Había una escena muy divertida en una de las novelas de Carmen Martín Gaite, donde la protagonista se mancha el vestido en una especie de recepción pija, le pide a la anfitriona polvos de talco, y al obtener como respuesta un "no-hay-polvos-de-talco-aquí", suelta una de sus frase brillantes: "una casa sin polvos de talco y sin un huevo de madera, malos cimientos tiene".

Me encantó la frase, creo que me la apunté incluso en alguna libreta. Mi ignorancia me llevó a encontrarla muy divertida: ahora ya sé que un huevo de madera era esencial en el costurero de cualquier mujer de posguerra. Pero me sigue chiflando la frase, porque adoro el olor de los polvos de talco... y porque me parece una verdad enorme eso de que hay cosas que nunca deben faltar en una casa. Cada uno inventa sus normas, pero básicos e imprescindibles han existido siempre. Hay quien no duerme si en su nevera no hay un litro de leche semidesnatada, los hay de "yo sin mayonesa no sé vivir", "sin cuatro latas de Cocacola no soy nadie"... Y en cuanto al tocador sucede lo mismo. Yo creo que básicos, básicos en un aseo de señorita hay tres o cuatro: una pastilla de jabón sin detergente ni petroquímica, que lo mismo sirva para lavar manos que para desmaquillarse; un tarro de manteca de karité cien por cien pura, comprado en algún herbolario escondido y con cierto tufo a cannabis, y un bote grande de Betadine. La manteca de karité es el gran multiusos: hidrata manos, cuerpo, uñas, cara. Y el betadine es el mayor invento que haya ideado el hombre desde que nació la siesta.

El betadine se compone de Povidona Iodada y se usa como medicamento para limpiar las infecciones leves de la piel. Pero hay más: una gota de Betadine puede librar de la ceguera a un niño en África. Y es un filón a descubrir en el cuidado diario de la piel. Muchas recetas caseras contienen este ingrediente como alma mater de la fórmula, esa pieza del puzzle que hace que todo encaje.

Por ejemplo, el betadine puro es capaz de desprender una verruga blanca de la piel si ésta es un poco "saliente", digamos en forma de península, es decir: con un solo punto que las une a nuestra piel. Este tipo de verrugas se caen con facilidad tras aplicar pacientemente Betadine durante unas semanas. Es un hecho verídico.

Si tienes la piel sensible pero acneica ya sabes que hay un sinfín de productos que no puedes usar porque irritarán tu cutis; cuando a mí me ocurría un brote de granitos rojos, los hacía volar con una cataplasma de gel de aloe vera y betadine. Es obvio que si eres alérgico al yodo esto no funciona, pero en general el betadine se tolera maravillosamente bien, es otra de sus virtudes. Para crear un after sun casero sólo debes emulsionar en un cuenco tres cucharadas soperas de agua Evian, dos cucharadas grandes de aceite de oliva virgen y unas gotitas de Betadine: esta receta me la dio mi tía A., madre de seis adorables monstruos.

Por último, Miss Potingues nos dio una receta para realizar en casa un pequeño spa que restaure nuestros pies. La fórmula sencilla sería algo así como la suma de un puñado de sal gruesa, otro de sales perfumadas, unas gotas de aceite de oliva y otras de aceite de aloe vera, y un poco de jabón hidratante. A mí me gusta el aceite de Hiperico, y mi pequeña aportación en este tema es que el mejor jabón para completar el baño de pies es el betadine jabonoso: los limpia realmente bien.

11 comentarios:

  1. Sabes que me pasó una vez con el betadine? En mi casa siempre ha habido, mi abuelo era fanático del betadine aún en la época del mercuriocromo, más propio de mi infancia. Como tenía fe ciega en su sabiduría (no en vano estuvo de practicante/enfermero en la guerra civil, aunque no estudió), en una llaga que me hizo un zapato en el empeine del pie, apliqué betadine. Dada la ignorancia de mi adolescencia, me fui después a la playa, donde el sol me dio a base de bien en la herida. Sol + yodo = quemadura de primer grado jajaja Lección aprendida. Besos"

    ResponderEliminar
  2. No sabía yo el tma del batedine y las verrugas. Curioso.
    Besos, guapa!

    ResponderEliminar
  3. Si, muy curioso)
    Pasate por mi blog, tienes un premio)
    Un saludo)

    ResponderEliminar
  4. Gadirroja, qué dolor...! Pues sí, Miss Potingues: a mí me ha pasado.
    Olga, muchas gracias, me hace mucha ilusión... Pero dime el nombre de tu blog porque cuando pincho en tu nombre me dice "perfil no disponible"...

    ResponderEliminar
  5. Si que tiene usos el betadine... gracias por la info :)

    ResponderEliminar
  6. Jolines que de usos, en mi casa siempre tengo Betadine pero por lo patosa que soy siempre ando con alguna herida,
    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Madre mía, la de cosas que podría estar yo haciendo con mi betadine, que lo tengo muerto de risa, yo que siempre estoy haciéndome estropicios por todo el cuerpo y chica, llevo una racha... que nada, vamos que no le estoy dando uso, jaja. Cuando era más jovencita y me salía algún granillo, me ponía betadine directamente. Ahora soy muy aficionada del Neosporin, me lo compré en EEUU y lo llevo casi siempre en el bolso porque va bien para heridas, quemaduras, rozaduras, granitos, de todo. Es un gel que lleva antibiótico. Por supuesto que en mi casa (de mis padres) no faltan ni los polvos de talco, ni el huevo de madera (era de mi abuela), y a mi sólo me falta el huevo, jaja. Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Te vuelvo a comentar para decirte que te he dejado un premio en mi blog, por si quieres pasarte y recogerlo.
    Un beso¡¡

    ResponderEliminar
  9. Querida Adaldrida: No conocía este maravillo Betadine, ni sus prodigiosos beneficios. Voy a buscarlo por aquí en el continente de las Indias, porque creo que es INDISPENSABLE tenerlo en mi alacena. Un beso gigante, Claudia

    ResponderEliminar
  10. que buen post, yo tampoco sabía lo del betadine para los pies, para los granitos si que lo sabía pero no lo he mezclado con aloevera nunca, lo probaré.
    besos
    nury

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.