De nuevo en la peluquería Mishea: al fin feliz con mi pelo

Qué ganas tenía de ponerme de nuevo en manos de profesionales, y de profesionales con alma de artista, después del fiasco de mis últimos pasos por la peluquería Dania y de mis intentonas solitarias con las mascarillas de fantasía Colorista, que disfrazaban el desastre vistiéndolo de color melocotón pero poco más.


Esto es otra cosa. Fue volver a sentarme en un sillón ante Myriam, que miraba mi pelo con ojos sabios, y saber que nunca debí haber dejado este salón.
Esta reseña será rápida: os mostraré la maravilla a través de varias fotografías, mientras os cuento cómo estaba mi cabello y qué ha hecho Myriam de Mishea en él.


En varias ocasiones os he descrito mi hondo arrepentimiento tras hacerme mechas nórdicas en Dania. No es solo que no me gustara el color ni el peinado, es que noté cómo mi melena se había fragilizado, secado, electrizado tras esa visita a la peluquería. Nunca antes había sido tan consciente de un daño capilar como entonces. Juré no volver y me hice con litros de aceite milagroso de La Chinata. Hasta utilicé mascarilla, que me engrasó la melena... sin quitarme de la cabeza esa horrible sensación de "pelo pollo".


Por eso he vuelto a Mishea: recordé sus maravillosos tratamientos con barros naturales que hidratan y revitalizan el cabello. Y aunque no recordaba haber conseguido nunca mechas rubias en su local, decidí ponerme en sus manos, pedirle consejo: quería tener luz en la cara, pero sobre todo quería suavidad.


Myriam me aplicó un tratamiento previo de protección del color, para después decolorarme a 27 volúmenes, darme un matiz arena y contrastar con mechas rubio claro dorado. Me aconsejó esa mezcla para aportar naturalidad y que no me viera tan fría, ese rubio nórdico a lo Doris Day (o a lo Daenerys) que creo que me avejenta.
Ella en cambio logró aportar mucha luz, una claridad infinita..., sin artificios ni tonos de "coiffeaur de señoras".

Luz artificial como las otras, pero más real

Después de lavarme el pelo, me aplicó un tratamiento de agua de barro, de la firma Secretos del Agua, cien por cien natural (olía a fango del campo, a arcillas, hasta a charca de renacuajos podías oler si cerrabas los ojos. No es un aroma embriagador pero sí exhala naturaleza).
Por último, tras un masaje de cabeza realmente épico... o lírico, porque te hacía dormir y sonaba a poesía en tus oídos, aplicó equilibrador del ph, y tras secarme la melena onduló algunos mechones con un rizador en forma de cono.

Esta visita me ha costado algo más de dinero, setenta euros..., pero dada la cantidad y calidad de tratamientos ofrecidos y la textura que posee mi cabellera ahora, los doy por muy, muy bien empleados. ¡Hogar, dulce hogar!

15 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por todo lo escrito, es un placer tener clientas como tú, que nos dejen hacer y confían en nuestras manos, muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Estas realmente guapa. Brillas tú y brilla tu.pelo.ANONIMO CON MAYUSCULAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombre! Se te echaba mucho de menos, anónimo que siempre dices cosas tan agradables. Gracias de todo corazón.

      Eliminar
  3. No es caro para todo lo que te ha hecho, y el pelo está estupendo.
    El tema "rubio nórdico" tiene su miga. Tengo una amiga peluquera que lleva meses arreglando desastres decolorados que dicen serlo, y no lo son.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo en realidad nunca dije que quisiera ser rubia nórdica cuando fui a Dania: sencillamente en esa época tenía el pelo muy oscuro y quería aclararlo. El matiz frío y la decoloración salvaje lo pusieron ellos 😂

      Eliminar
  4. ¡Vaya cambio en el pelo! Ahora vuelve a tener "vida", te da mucha luz a la cara. Ha sido una buena inversión, te sienta muy bien.

    ResponderEliminar
  5. Pues estás muy guapa. Yo soy el anónimo (anónima más bien) que le gusta el color nórdico pero tiene base castaño oscura. Tras dos años sin decoloración por un exceso de la misma (que incluso se me partieron bastantes mechones) y muchos mimos y mucho aceite de coco, vuelvo a llevarlo pero tan sólo en mechas, y así va mucho mejor. Es cierto que como tienes base rubia, a tí el dorado te queda mejor, no te coge ese matiz anaranjado que nos toca a las de base oscura, que personalmente no soporto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mechas nórdicas a mí me hacen mayor... prefiero las mechas doradas, pero esta vez han mezclado ambas. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy guapa, Rocío. Es que una peluquera en la que se pueda confiar es básico. Siempre digo que estoy contentísima con Emi, que es mi peluquera de confianza y algo que me encanta de ella es que cuando algo no es adecuado, saludable para el pelo o favorecedor,me lo dice sin ambages.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. ¡Dónde va a parar! Yo es que no soy partidaria de hacer experimentos con el color, si quieres un cambio hay que ir a un buen profesional. Y, estar dispuesto a cuidarse mucho el pelo y a ir a la pelu a por los retoques cada tres meses. Muy guapa.bss

    ResponderEliminar
  8. Pues la verdad es que te lo ha dejado muy bien, bastante mejor que con las mechas de colores, no tengo ni idea de que puede ser los "27 volúmenes" siempre me ha encantado mi color pelirrojo natural y a pesar de algunas canitas a mis 60 años pero no las suficientes para tintarlo, así que sigo llevando mi cabello natural y no entiendo lo más mínimo de tintes y me ha hecho gracia lo de los "volumenes" ja ja ja... pero el caso es que has quedado muy bien se ve un cabello con vida y con un color bonito.


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los 27 volúmenes son la cantidad de peróxido de hidrógeno que hay en el agua oxigenada para decolorar. Dependiendo de los volumenes, se aclara más o menos el pelo, cuanto mayor es el volumen, más pigmentos, proteínas y agua pierden las fibras capilares. Supongo que se ha utilizado esta cantidad porque el más suave que la de 40 volúmenes. Si hay alguien que entienda del tema que me corrija si me equivoco.

      Eliminar
  9. BUFF! Pero si está tirado de precio! Algo así me cobraron con las balayage que no eran balayage y encima me medio quemaron el pelo y el tuyo se ve suave y precioso. Así, da gusto y no de miedo ir a la peluquería. Estas guapérrimer.

    Muases

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja tirado de precio... para lo que piden hoy las peluquerías. Fue un gran trabajo, gracias por el comentario.

      Eliminar
  10. Muy guapa... y si has encontrado a tu peluquera de confianza.. no cambies¡¡¡¡¡

    Besos

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.