Reflexiones en la bañera (XLI: estrés y rutinas que relajan)

Al fin unas reflexiones en... la bañera, ese lugar que añoro tanto.
Ya no tengo tiempo para pensar en un jabón burbujeante, llenar de agua caliente la tina y calmarme dentro. Por eso mis últimas reflexiones fueron en verano, y por eso hace dos semanas me bañé sólo para terminar un bote de gel veraniego:


Es el Moussel de lima y menta que lanzó Legrain y, aunque muchas podáis pensar que huele a mojito, en realidad huele a... ¡Calippo!
No, no me hice con un helado como atrezzo para este post, me quedaba uno en el congelador de un paquete de seis que compré en pleno mes de julio, porque el estrés me pedía algo así y éstos al ser de hielo no nutrían pero tampoco eran una hecatombe. Y al final tomé uno por semana, recordando mi niñez.


Volviendo al gel, prefiero la versión clásica de Moussel, que es mi infancia rediviva. Más aún que el Calippo.
Sumergida en la bañera pensé que estoy en otro momento de estrés absoluto, y no me puedo permitir chocolate a diario que es lo que pide mi cuerpo en invierno, así que he encontrado unas rutinas para relajarme y os las voy a detallar.


1. NO me relajan las llamadas revistas femeninas, ya no, y mira que por una cuestión sentimental me sigo empeñando. He probado con Clara porque comenzaron una sección con mi youtuber favorita, pero ni por esas. Este mes sólo voy a comprarme la revista InStyle y porque trae un regalo de Rituals.
Y no me relajan las mascarillas de tisú, aunque tengan unicornios en el envase. Sus orificios nunca coinciden con los míos naturales, el líquido se escurre y no agarra mi piel y no me hace nada.


2. Vamos con lo que sí me relaja: leer Jane Austen y buena poesía de reciente publicación. La última joya: el nuevo poemario de Enrique García Máiquez: Mal que bien. Me lo envió el propio autor cuando yo estaba agonizando de faringitis en la cama, y encima con un dibujo de su hija en el sobre, un detalle que me emocionó. El libro es oro puro.


3. Me relajan las rutinas de la mañana: ir a misa de ocho y caminar luego media hora hasta mi trabajo. Llego despierta y llena de energía física y espiritual. Sólo los adultos consideramos que la rutina es aburrida, pues hemos perdido el asombro que conservan intacto los niños.
Caminar y rezar activan mi asombro, es como meditar pero hacia Otro más que hacia mí misma. Y lo mejor: como no es una obligación, si un día se me pegan las sábanas o llueve y rompo alguna de las dos, no ocurre nada.


4. No sólo me relaja, sino que me está cambiando la vida mi rutina de tardes: cuatro o incluso cinco días en semana voy al gimnasio Curves y hago mi circuito de media hora en el que lo trabajo absolutamente todo, más luego diez minutos en esta máquina tan cuqui de estiramientos.
Esto que me veis hacer, alcanzar con los brazos las barras del demonio y antes haberme subido con soltura al asiento que parece flotar en el aire, es algo que hace dos semanas no lograba ni vislumbrar.


5. Y mi rutina de la noche: además de leer, estoy alternando YouTube con series que me motivan. Me gustan las policiales, pero no CSI ni Mentes criminales porque hay mucha sangre y sadismo. Mis favoritas son:
- El Mentalista: en bucle. No sé que tiene Simon Baker. Manos poderosas, tal vez.
- Blue Bloods, familia de policía. Son todos tan adorables, una familia que habla entre sí y bendice la mesa al cenar. Una serie blanca.
- Ley y orden: mezcla la investigación con la argumentación del género judicial, los personajes son potentes... y feministas, y Peter Stone me vuelve loca con su elegancia y apostura.

Estas son las cosas que salvan mi vida cada día. ¿Cuáles son las vuestras?

12 comentarios:

  1. Yo ahora mismo poca rutina identificable llevo, pero momentos, haylos.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. No me creo que no te vayas a comprar la Telva de diciembre por el suplemento que hacen de Navidad.

    ResponderEliminar
  3. A mi las revistas ya, ni por el regalo me tientan. Suelo terminar cabreada de leerlas.
    Me gustan mucho tus rutinas y, en cierta forma se parecen a las mías: desconectar con buena lectura, ejercicio, ratos de series...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  4. De las revistas la mitad me cabrea y la otra mitad no me interesa, pero sigo fiel a InStyle, no sólo por el regalo sino por las entrevistas que hacen y porque su sección de belleza es la mejor de todas aunque hayan bajado el nivel.

    Y sí, me pierden los suplementos navideños y acabaré cayendo con el de Telva que es una tradición.

    ResponderEliminar
  5. Ayyy mis queridísimas reflexiones en la bañera!!! Cómo las añoraba!!Ese gel de moussel tipo calipso me tienta muchísimo, aún en invierno,más bien especialmente en invierno,y es que hay pocos olores que me reconfortanten tanto como el limón sea cual sea la temperatura que haya.Menuda desidia que me provocan las revistas de moda desde hace ya un tiempo, ni el contenido ni siquiera el regalito me atrapan..Veo que no soy la única ;);) Una youtuber muy maja que me hace desconectar bastante es Mi Anne Chan y su canal Beauty with Mi.Larga vida a las reflexiones en la bañera!!! Besoosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también adoro el aroma del limón en cremas, por eso me gustaba la manteca de limón dulce de TBS y estoy esperando que llegue a la perfumería Acoris la edición Lemon Cake de Ziaja. Os mantendré informados Jajajajaja.

      Gracias por tu fidelidad, un abrazo.

      Eliminar
  6. Lo del Curves me interesa, podrías hacer una entrada sobre tu experiencia...
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En diciembre os haré un Post de “mi neceser para el gym” en el que hablaré de Curves, M.

      Eliminar
  7. Con un peque en casa...más que rutinas son "momentos míos" de mascarillas, de lectura, de blogger y alguna que otra serie de hace mil años ...pero que me relaja! Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Yo lo de las revistas dejé de comprarlas hace muchísimos años, cuando empezaron a parecerme una tomadura de pelo, llena de anuncios y con un contenido aburridísimo.

    You tube no acaba de engarncharme salvo contadas veces, la mayoría de las veces que me interesa un maquillaje les quito volumen y paso lo que no quiero y voy directamente a lo que quiero, otra cosa que molesta es ver esas diademas tan horrorosas y cursis que se ponen para maquillarse, muchas de ellas ya son mujeres hechas y derehas de 30 años y sinceramente ya no les pega... ¡eso es para niñas!

    Al contrario que a ti no me gusta la bañera, me estresa y soy de ducha, que me motiva mucho más, tampoco me hacen mucha gracia las mascarillas en tissu y las prefiero en crema, las encuentro más efectivas y prácticas, del gimnasio ni hablo, no he puesto los pies en uno en toda mi vida ni llevo intención de hacerlo, odiaba la gimnasia, me suspendían en gimnasía ¿que hago yo en un gimnasio???? ja ja ja

    Y por último soy una adulta que nunca ha pensado que las rutinas fueran aburridas...


    Besos

    ResponderEliminar
  9. Yo las única revistas q suelo comprar són las que sacan para mostrar las colecciones de alta costura
    Me encantan esas fotos tan divinas
    Y el mousel de toda la vida es uno de mis favoritos
    Y tambien soy muy fan de bañera,
    una vez cada semana o cada 2 si puedo me meto en ella con música y velas y mascarilla y es lo mejor del dia
    Para teminar , para mi , nada .mejor como la rutina
    Me da paz saber lo que he de hacer a cada momento...
    Se ve q me hago mayor
    Jajaja
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Las revistas, cuando las compro por el regalo, las miro como los libros de ilustraciones, mirando los dibujos, porque muchas veces leo el contenido y me dan arcaditas... prefiero quedarme un poco con los estilismos y sacar ideas, porque son realmente tóxicas de la vida.

    Los gimnasios empiezo a pensar que son otro modo de meditar también, cada día lo veo más claro.

    Besotes

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.