Mi Wishlist para 2024: tratamiento, perfumes, make up & comples

1/15/2024
Resulta curioso estar redactando mi lista de deseos para 2024 en plena cuesta de enero, cuando, según se dice vulgarmente, "me vuelcan y no cae nada"..., pero soñar es gratis.

Soñar y planificar, pues no es que todo lo que detallo en este post vaya a adquirirlo en los próximos treinta días..., ni mucho menos, pero tener una lista de objetivos "materiales" ayuda también a combatir la compra compulsiva.
Allá vamos:

En primer lugar, hablaré de reposiciones. Sí, porque quiero volver a disfrutar del fabuloso contorno de ojos del doctor Arthouros Alba, que en la farmacia Pisón Jubera de Logroño tiene un 10% de descuento. 
En cuanto termine mi baratísimo contorno de Ziaja de vitamina E, que justo es decirlo, me va muy bien, lo repongo.

Otro producto de tratamiento facial que me tienta mucho, y que en este caso es una relativa novedad, es el famosísimo sérum rosa de The Ordinary, que en realidad se llama "Soothing & Barrier" y que más allá de su viralidad por poseer un color rosa que además es natural, y por haber sido lanzado al mismo tiempo que la película de Barbie en 2023, tiene propiedades calmantes y anti rojeces, o sea, lo que yo necesito...

En plena murria, morriña, saudade post Navidad hice una excursión a Sephora para oler el perfume del que todas mis youtubers de cabecera están hablando: Yum Pistachio Gelato de Kayali.
Yo quería confirmar que en realidad se trataba de un gourmand insoportable para mi olfato...
... pero me llevé "un disgusto" porque, ¡me enamoré! 

Sólo puedo decir que huele a una mezcla entre una heladería en Roma, una perfumería en París y mi bañera llena de burbujas. 
No sé si empezar por la talla de viaje que encontré en Sephora, diez mililitros por veintisiete euros, que no, no salen a cuenta, pero es un modo de quitarme las ganas e ir probando poco a poco para saber si es un capricho o el perfume de invierno de mi vida...

Pasando al maquillaje, en este año me gustaría profundizar en mi relación con Saigu Cosmétics.
Han traído al lineal fijo el colorete Eva que fue una edición limitada, y recrea el perfecto rubor cereza, de mejillas campestres: ya que tengo unas buenas bolas de bichat que no me avergüenzan en absoluto, ¡me propongo disfrutarlas!

Algo que me apetece muchísimo es conocer la tienda de maquillaje que ha abierto en la calle Narváez de Madrid Ana Aparichi, una maquilladora a la que llevo años siguiendo por redes sociales, y que con tesón, entusiasmo y paciencia ha logrado crear su firma de maquillaje. 
Me atraen su brillo de labios, sus polvos perfeccionadores o sus pinceles y brochas.

Y mi obsesión de finales de 2023 lo es también en este comienzo de 2024.
Hace unos meses descubrí a las chicas de Khartes Madrid, y me regalé en Reyes una medalla de la Virgen del Carmen: por mi santo, en Pentecostés, me encantaría comprar una medalla del Rocío, y me gusta mucho la que tiene esmalte lila y piedra fluorita.

Otro complemento de las mismas diseñadoras que me ha obnubilado es este anillo con sello de la Virgen Milagrosa, y lo quisiera adquirir en total Gold o con esmalte lima. Está fabricado en zamak, baño de oro y latón porque es ajustable, cuesta treinta y cinco euros y me encanta. 
¿Qué os parece mi lista de deseos?


5 comentarios:

  1. Medallas de la Milagrosa en oro con perlas de esmalte alrededor llevaban mis jefas del año pasado. Se las hicieron ad hoc en una platería. “En oro en una platería" puede sonar a falacia, ahora que caigo. No pregunté el precio porque una es educada, pero me llamaron la atención.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué apetecible todo!

    ResponderEliminar
  3. Este año tiene que ser el de tu idilio con Teint de neige. Del pistachín te vas a cansar rápido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, por eso voy a comprar la talla pequeña.
      2023 fue el año de Teint de Neige, tengo que hablar de ella en el blog. No se diga más: este viernes lo hago.

      Eliminar
  4. Me encantan tus deseos cosméticos, ojalá y los puedas cumplir.
    M.

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.