Semana del Labial: hoy, Bálsamo y exfoliante de Camaleón Magic

2/05/2019
Inauguro con esta reseña una semana en la que los labiales serán los protagonistas absolutos, y lo hago comenzando... por el principio, es decir, por el cuidado de la fina piel de la boca. Me atrevo con unas primeras impresiones, ya que voy a hablar de un par de productos que compré hace un par de días..., pero es porque, precisamente, han salvado mis labios en cuarenta y ocho horas.


En 2015, la OCU alertaba sobre los peligros del entonces famoso Pintalabios Mágico Marroquí, aupado al cielo y canonizado en redes sociales gracias a Sara Carbonero entre otras "cazadoras de tendencias". Pronto inundó las farmacias una alternativa realmente natural... y española: había llegado a nuestras vidas el labial Camaleón Magic, dando a conocer una firma vegana, libre de crueldad animal y made in Spain.
Pero Camaleón, empresa que lleva años de trabajo callado, perteneciente al grupo Armonía y con laboratorio en Zaragoza, es mucho más que lápices que cambian de color según la temperatura de la piel: acaba de incorporar un par de coloretes en crema con la misma tecnología "mágica", y cuenta con una línea de cuidado labial.


A finales de enero mis labios estaban destrozados por culpa del frío, la calefacción y los petrolatos, y aprovechando la visita a una farmacia por causas más serias me hice con un exfoliante y un bálsamo con factor solar 50 de la marca.
El exfoliante de "fresa" huele (y sabe) al batido Okey de mi infancia, y posee partículas que rascan con una base de aceite que suaviza la piel, como bien anuncia el envase.
El bálsamo sabe a cera, lo cual no me emociona, pero es rico en ingredientes de ésos que miman como una caricia de madre: manteca de karité, manteca de cacao y aceite de aguacate. Yo lo escogí en el tono Brown sugar, un marrón rosado tan natural que, si quieres maquillar por encima, no estorba:


En dos días mi boca es otra, es la que era. Además. éstos de Camaleón son dos productos que no me cansan, que no me agobian, que no me provocan pereza. ¿Soy la única en la sala que no soporta ciertos formatos, ciertas texturas, y le acaba tomando manía a ciertos bálsamos labiales?

7 comentarios:

  1. Nunca ví el encanto del pintalabios marroquí, en serio, me parecía una cosa que no podía ser más que química pura y no de la que ayuda precisamente.

    Tienen buena pinta estos y son de un nude muy favorecedor.

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Me acabas de recordar el sabor de ese batido y ahora me da doble curiosidad el labial.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Todas tenemos manías. Está bien conocer algún bálsamo más que de verdad cuide y trate el labio.
    Por cierto, al Okey le sobra la C ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Eso de que sabe a cera no me convence...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco, anónimo, es lo único que me tira para atrás del producto. Y que no sea blanco...

      Eliminar
  5. Lo de los pintalabios nunca me entró por los ojos


    Besos

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.