Una sombra dorada, dos looks: Oro a dos bandas/ Oro y olivas

No es amor, no es amor, es una obsesión...

Ya me dijo una vez mi amigo Lord Scutum que el color que me definía era el oro viejo, ese tono pálido y centelleante de los bordados antiguos, de los tapices medievales, de las puestas añejas de sol, de la luz de vela...

"Háztelo mirar", me dirían algunos, porque últimamente raya en obsesión... Pero compréndanme: quería probar las delicadas y espectaculares sombras "cocidas" de Essence, que al imbatible precio de 2,49 euros y bajo el sugestivo nombre de "Colour & Shine" me hacían guiños desde el mueble expositor, y ¿en cuál de ellas puse mis ojos? ¿Adivinan?

¡Sííí! Colour & Shine de Essence en el tono 2, Stage Beauty: un dorado con reflejos bronces

Este mítico formato, un poco abombado y de polvo cocido en el que se distinguen vetas de diferentes tonalidades, es el que poseen las sombras minerales de Mac o las conocidas Colour Spheres de Kiko. A simple vista no pigmentan gran cosa, pero guardan un secreto en su interior: para dar lo mejor de sí mismas deben ser trabajadas en húmedo, con un pincel ligeramente mojado. Haciéndolo así, conseguimos un deslumbrante dorado que vacila entre el subtono bronce y el amarillo, que brilla muchísimo y cuyo destello no se apaga con el paso de las horas: la duración de esta sombra es formidable.

Para celebrar el estreno de tan provechosa compra, os ofrezco dos looks fotografiados de una forma decente por la cámara de mi Sansung: al primer look lo llamaré Oro a dos bandas, y al segundo, Oro y olivas.

Ésta es la prueba empírica de que las tonalidades doradas iluminan nuestro rostro y nuestros ojos sin necesidad de ningún artificio añadido. Se trata de un sencillo look en el que, dejando aparte la base de maquillaje que se logró mezclando la BB Cream au Ginseng de Herborian con el iluminador Laguna de Nars, sólo han hecho falta dos productos: el labial naranja de Lime Crime aplicado en varias capas y con una pasada final de tissue para potenciar el color y volverlo casi mate, y la sombra que nos ocupa... aplicada generosamente en ojos y mejillas. A toques en el centro del pómulo, recrea un rubor dorado muy veraniego; y tiñendo párpado móvil y banana, enciende la mirada en solitario: no le sumé ni máscara de pestañas ni delineador. La pura fuerza dorada de su belleza, ¡y nada más!

Y este es un look algo más sofisticado, en el que mezclo dos sombras de ojos, aplico rímel a conciencia y extiendo el oro por el lagrimal y el párpado inferior a modo de "halo". Para este look dejé desnuda la boca, aplicando un labial melocotón y besando luego un pañuelo; cubrí mi piel con la base imprescindible sólo donde lo creí necesario, sonrojé levemente las mejillas con el colorete Luster de Nars..., y me centré en potenciar los ojos con la sombra dorada de Essence, comenzando por el lagrimal. El pincel húmedo se fue deslizando por la esquina interna del párpado, por la cuenca y por la zona cercana ya a las cejas, para bajar luego y bordear el párpado inferior, a ras de pestañas.

En el párpado móvil, en cambio, apliqué el magnético Sumptuose olive de Mac, un tono verde oliva con un matiz dorado de fondo. Apenas hizo falta integrar las dos sombras, dada la sintonía del matiz. Y teñí las pestañas con doble capa de máscara marrón Diorshow.

¡Cuánto partido se puede sacar de una sombra dorada!

15 comentarios:

  1. Ya te digo que si, cualquier sombra en tonalidad dorada es un partidazo, creo que se pueden combinar con cualquier color y dan un giro de luz precioso a la mirada.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. ¡A mí los dorados me quedan como el culo! :S
    Y no he podido evitar fijarme en ese naranjita de Lime Crime, ¡cosamásbonita! ¡Y te queda de lujo!

    Con respecto a tu pregunta sobre el delineador de Illamasqua, a mí me parece muy fácil de usar, aunque hay gente que opina que los líquidos son muy difíciles.
    Yo creo que eso depende del pincelito que traigan, la verdad. Este en concreto no es de pelo, sino como de espumita, y es flexible sólo en la punta, así que es fácilmente controlable, ¡creo yo!
    Aunque lo compraras y en un principio te resultara difícil, estoy segura de que al poco tiempo le pillarías el truco ;) Además, se seca muy rápido, lo que reduce considerablemente el riesgo de que la tinta en sí se transfiera a todos lados, jajaja...

    ¡Bss! ^^


    p.d.: ¿qué tal tu tobillo? :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Diana.
    Adriana, ¡qué rapidez!
    El labial es en verdad más brillante y algo más suave, yo lo he enfatizado.
    Normalmente queda así, junto al colorete Aruba de Sleek:
    http://4.bp.blogspot.com/-iuj00sdR9EA/TjBfMLupgYI/AAAAAAAADWI/qHCChX1HjTY/s1600/Aruba_%252B.jpg

    ResponderEliminar
  4. Voy a seguir tus instrucciones y ver si le saco partido a las sombras doradas que tengo y si la cosa no funciona siempre puedo pintar a mi hermana, que por ahora se deja!

    ResponderEliminar
  5. Ay las obsesiones... a mi últimamente me ha dado por los turquesas y no hago mas que comprarlos en esmaltes, sombras...
    Todavía no he probado estas sombras de Essence, pero no pasará mucho tiempo. Eso de trabajar en mojado me encanta con estos calores.
    El dorado desde luego te sienta fenomenal, especialmente con ese naranja tan intenso de Lime Crime
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Envidia cochina me da de cómo te queda ese labial. A mi me queda pa'que me maten, supongo que por mi tono de piel. BESOS!!

    ResponderEliminar
  7. Holaa! Soy nueva en esto de los blogs pero sigo tu blog desde hace muchiiisimo tiempo, y me encanta como explicas las cosas y lo natural que eres! Por cierto yo nunca he sido de sombras doradas ni de labiales en tonos fluor pero no se porqué me estoy animando cada vez más a probar estas dos cositas!
    La sombra hay que decir que es una monada, lástima que no tenga cerca alguna perfumeria ni nada que tenga essence porque me encantaría probar sus productos!

    Sigue así y sigue con tu fiebre por los dorados que te favorecen un monton!

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Coincido contigo en la adoración por las sombras doradas. Esta que muestras es preciosa.
    Ya veo el efecto del Luster. Salvando las distancias de calidades (inmensas), el tono final es idéntico al del clon barato de Wynnie.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Toda potinguera que se precie necesita algo dorado en su neceser.
    Esta sombra te queda de lujo, me quedo con el primer look, tan natural en ojos pero con labios cañeros (te sientan de cine).
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Bea, en mi post de hoy no se ve bien el Luster porque me puse muy poco, se ve mucho mejor en la primera foto de este otro post:

    http://osssssssea.blogspot.com/2011/04/coloretes-de-sleek-make-up-vol-i.html

    Muchas gracias por tu comment.

    ResponderEliminar
  11. Acabo de verlo, tienes razón, son muy diferentes.
    Gracias, guapetona!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta con el naranja de lime crime, es verdad, es un color que te ilumina mucho y te favorece, este tipo de oro viejo tambien me gusta más que el oro convencional. Besotes

    ResponderEliminar
  13. Querida Adaldrida: ¡LINDA!... ¡LINDA... ¡LINDA!... El dorado te queda precioso... Un abrazote, Claudia

    ResponderEliminar
  14. Me parece xulísima la idea de poner sombra dorada en la mejilla, queda genial, muy de "puesta de sol"!

    ResponderEliminar

Habla ahora o calla para siempre...

Con la tecnología de Blogger.